La Inquisición ofrecía mas garantías juridicas que los JVM

Una ejecutiva de la red abortista PLANNED PARENTHOOD, ARREPENTIDA [12/05/2015]

In Casos sangrantes, Corrupcion feminazi, Ideologia feminazi de genero, Mujeres maltratadoras on 13 mayo, 2015 at 1:04

FUE DIRECTORA DE ESTABLECIMIENTOS DE PLANNED PARENTHODD

Abby Johnson pide a los políticos españoles que se obligue a mostrar una ecografía antes de abortar

Abby Johnson, que trabajó durante varios años como ejecutiva en la mayor multinacional abortista, Planned Parenthood, hasta que se dio cuenta, a través de una ecografía de lo que supone la salvajada de matar a los no nacidos, ha pronunciado una conferencia en la Universidad Católica de Ávila, en la que ha instado a los políticos a obligar a que se muestre una ecografía a la mujer que piensa abortar. El 85% de las mujeres de EE.UU que ven a sus hijos en el ecógrafo, deciden no matarles.

12/05/15 10:08 AM | Imprimir | Enviar

Ver también

(HO/InfoCatólica) Abby Johnson trabajó durante años en la industria del aborto, hasta que, acompañando a un médico durante la realización de un aborto, vio cómo sufría un feto de 13 semanas a través el ecógrafo. Esta experiencia cambió su vida y hoy es una de las más reconocidas voces a nivel internacional a favor de la protección de la vida humana. Derecho a Vivir ha organizado su primera visita en España, donde está desarrollando una agenda de encuentros con medios de comunicación, políticos y miembros de la sociedad civil.

Durante su conferencia en la Universidad Católica de Ávila, ha narrado cómo trabajó durante 8 años para Planned Parenthood, la patronal abortista más potente del mundo, como directora de sus establecimientos: «Mi responsabilidad era hacer cada año más abortos», ha recordado Johnson.

Para ello, creyó lo que su empresa decía, que era lo mismo que se le decía a las mujeres: «Nos asegurábamos de que la mujer no viera la ecografía, porque le decían que sólo eran un grupo de células, algo no humano». El ecógrafo se usaba «sólo para valorar las semanas de aborto y saber cuánto le íbamos a cobrar», ha añadido.

Si ven la ecografía, no abortan

Johnson preguntada por cuál sería la medida más importante de cara a reducir de forma significativa en el corto plazo el número de aborto, ha subrayado que «mostrar las ecografías antes del aborto sería una medida muy importante tanto para el hijo como para la madre, sobre todo como una forma de ayudar a las mujeres a tomar una decisión informada en un momento de crisis».

En Estados Unidos, ha puntulizado, “el  85 por ciento de las mujeres que se plantea abortar y ve la ecografía decide no hacerlo”. “Imaginemos que abre una clínica que se dirige a sus clientes diciendo: ‘Traiga su hijo de dos años y se lo matamos’. Sería un escándalo, precisamente, porque es evidente que vemos al niño” ha insistido.

Laboratorio del ‘producto de la concepción’

Abby Johnson ha narrado a los presentes que llenaban el salón de actos de la Universidad Católica de Ávila, cómo estaba estandarizado el procedimiento del ‘aborto ciego’. En él, el médico extrae las partes del niño y las va colocando en un bote. «Estos restos se llevaban a lo que llamábamos ‘laboratorio del producto de la concepción’. Por supuesto, no usábamos la palabra bebé. De esta forma, se aseguran de que todas las partes el bebé ha sido extraídas: pies, brazos, cabeza, trozos de piel…, porque podría provocar una infección a la madre», ha detallado ante en silencio impresionado de los presentes.

Cómo se hizo provida

Abby Johnson ha explicado cómo fue el día en que cambió de parecer, al asistir a una intervención de aborto por ultrasonido. «Cuando miraba a la pantalla, me decía a mí misma que no sentiría nada, pero cuando el bebé saltaba, se movía, intentaba salir, pero no tenía dónde huir…». Con crudeza, Johnson ha descrito que vió «cómo el bebé se desmembraba». Al volver a su despacho, comprendió que había sido engañada y tomó conciencia de la magnitud de su actividad hasta entonces: «Me dí cuenta que había creído todo lo que me habían dicho en Planned Parenthood. Me dí cuenta de que había colaborado en unos 20.000 abortos hasta ese momento». Ahora lidera su propia asociación de ayuda a la mujer embarazada.

«Me llevó una semana presenté dimisión y me fui de la clínica. Me puse en contacto con un grupo pro vida que me había dicho en numerosas ocasiones que me ayudaron a encontrar otro trabajo. Cuando se enteraron en el abortorio, me demandaron, temiendo que lo que yo conocía se hiciera pública». Fue entonces cuando se decidió a dar testimonio.

Libros recomendados

El aborto: la vergüenza de nuestra época, VV.AA.

Novena de oración por la vida, Guillermo Juan Morado

El aborto provocado, Congregación para la Doctrina de la Fe

Vive, vive siempre, Fernando de Haro

El don de la vida, Congregación para la Doctrina de la Fe

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=23948&utm_medium=email&utm_source=boletin&utm_campaign=bltn150512


En dos años ha ayudado a 150 personas a dejar estas clínicas

«Hemos de amar a los trabajadores del aborto como ama Cristo»: Abby Johnson los saca del «sector»

«Hemos de amar a los trabajadores del aborto como ama Cristo»: Abby Johnson los saca del «sector»
Abby Johnson en oración ante una clínica abortista en EEUU – antes ella estaba dentro, y veía a los activistas rezar ante su valla

 

Abby Johnson fue directora de una clínica abortistaen Texas hasta que en 2009 tomó conciencia del horror del aborto y se convirtió en activista por la vida. Suinteresantísimo libro testimonio de 2010, Sin Planificar (Ed.Palabra), explica esta transformación posible gracias a Dios y a la amabilidad acogedora de los activistas provida de su entorno.
El momento del cambio llegó cuando a ella, que nunca había estado realmente en el quirófano viendo un aborto, le pidieron sostener el aparato de ultrasonidos.

«Cuando miré a la pantalla, vi en ella a un niño. Pude ver una imagen completa, desde el rostro hasta los pies. Era un embarazo de trece semanas. Vi la sonda penetrar en el útero de la mujer, y vi al niño moverse, intentando escapar de la sonda. Pensé: "Está peleando por su vida. Es una vida. Está vivo". Dejé el ultrasonido en su sitio. Muchas cosas pasaban por mi cabeza. Pensaba en mi hija, que tiene tres años… "¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Qué estoy haciendo aquí?", pensé. Antes había aquí una vida, y ahora ya no la hay», escribe en su libro.

Desde hace dos años Abby Johnson se dedica a una tarea provida especialísima: anima y ayuda a trabajadores de empresas abortistas a dejar este macabro negocio.
Ha visitado España invitada por Derecho a Vivir, para explicar su testimonio y potenciar este tipo de iniciativas.
En 2012, dos años después de publicar su libro-testimonio, Abby se hizo católica. En ReL le hemos preguntado por su experiencia espiritual y su conocimiento en la lucha por la vida.

– Abby, ¿en qué momento pasaste de ser cristiana protestante a cristiana católica?
– Mi marido y yo acudíamos a una parroquia episcopaliana que aceptaba el aborto. Cuando dejé Planned Parenthood [la principal patronal del aborto en EEUU, su asociada en España es la ACAI; nota de ReL] y se supo que yo era provida, ya no nos acogían bien en esa iglesia. Buscamos en diversas iglesias, buscando alguna que fuera provida. La mayoría de mis nuevos amigos provida eran católicos y nos animaban a ir a misa. Pero nosotros estábamos muy en contra, porquenos creíamos muchos de los mitos anticatólicos.
»Un domingo que por fin acudimos a una misa católica notamos que desde el primer momento tuvimos la sensación de estar en casa, en nuestro hogar. Nos apuntamos a los cursos de iniciación católica para adultos. Teníamos un profesor maravilloso, muy paciente, al que hacíamos muchas preguntas. Finalmente, en abril de 2012, entramos en plena comunión con la Iglesia.
– ¿Cómo fue evolucionando tu postura respecto a la anticoncepción, que la Iglesia Católica no admite pero sí las iglesias protestantes?
Cuando dejé Planned Parenthood yo era antiaborto, pero no anticoncepción. Fue en las clases de iniciación católica para adultos cuando entendí que el tema era importante y lo investigué por mi cuenta. Primero estudié qué dice la ciencia sobre la anticoncepción, cómo funciona la píldora anticonceptiva… Entendí que muchos medios contraceptivos tienen a veces efectos abortivos, y que una persona provida no puede apoyar la contracepción. Luego leí la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II, y la Humanae Vitae de Pablo VI, y me pareció que tenían sentido. Hoy creo que la Iglesia Católica tiene toda la razón en este tema.
– ¿Qué dirías a personas que son provida, que se oponen al aborto, pero que están a favor de los anticonceptivos?
– Los comprendo, porque yo era muy favorable a la anticoncepción. Les hablaría de la regulación natural de la fertilidad, que no altera nuestro cuerpo, nuestra fertilidad natural. A los cristianos les diría que Dios nos ha diseñado fértiles, que la fertilidad forma parte de la belleza del cuerpo que Dios nos ha dado, que hay belleza en la fertilidad y que debemos estar abiertos a la vida. Me apasiona hablar de la regulación natural.
– Llevas tres años de católica y seis años con conciencia provida… ¿Qué has aprendido en este tiempo sobre el perdón, sobre el mal…?
-Sin duda mi vida es hoy muy distinta a como era. Siento que Dios me ha creado de nuevo, que soy una creación nueva en Dios. Una parte importante de mi sanación ha sido el sacramento frecuente de la confesión. Hay un poder en el sacramento de la reconciliación que quizá no entendemos. Yo he visto su capacidad para sanar mi pasado. Sé que Dios me ha perdonado muchas cosas malas de mi pasado, y quizá por eso puedo hoy anunciar su buena noticia, su perdón, su gracia y su esperanza.

AbbyJohnson con una de sus armas provida en mano: el Rosario
– ¿Cuál es la mejor forma de conseguir sacar a trabajadores del mundo del aborto?
– Tenemos un ministerio dedicado a eso, a sacar gente de las empresas abortistas. En dos años hemos sacado a 154 trabajadores de esas empresas, y varias clínicas han tenido que cerrar por sus testimonios.
»Lo esencial es ayudarles a encontrar nuevos trabajos, ayudarles en su sanación –porque son personas heridas por este negocio- y acercarlos a Cristo. Hemos de tener en cuenta que muchos trabajadores en clínicas abortistas preferirían no trabajar en eso, pero a menudo son madres solteras que han de mantener a sus hijos, o simplemente no saben como salir. Les damos esa ayuda, buscándoles trabajos y con apoyos económicos de transición. Hay que rezar por ellos y ayudarlos de forma práctica.
-¿Se puede aplicar esto en otros países?
– De hecho estamos ahora intentando crear un ministerio similar en España que copie lo que hacemos en Estados Unidos, con un par de personas en España. Explicamos nuestro trabajo enAbortionWorker.com . Quien quiera colaborar o conocernos mejor que me escriba al mailabby@abbyjohnson.org . Puede hacerlo en español, ya me lo traducirán. Pronto nuestra web tendrá una zona específica en español.
– ¿Qué es lo que nunca debe hacer un provida en este gran debate social?
– Los provida nunca debemos recurrir a violencia ni debemos utilizar expresiones como “asesino” o “mata-bebés”. Tenemos que amar a los trabajadores del aborto. Así lo hacemos nosotros, expresamos amor, acogemos a la persona… eso es lo eficaz, lo hemos comprobado, tenemos experiencia. Nunca usamos insultos. Los amamos, les tratamos con la misma caridad y piedad que Cristo muestra por nosotros.
-¿Qué piensas del uso de imágenes ensagrentadas, de mostrar fotos de fetos muertos, troceados…?
– Yo las he usado en encuentros cara a cara, persona a persona, con trabajadores de clínicas abortistas, pidiendo permiso para enseñarlas. Creo que no debemos mostrar estas imágenes tan gráficas sin el consenso de la otra persona: hay que avisarle y pedirle su permiso. No apoyo el uso de estas imágenes gráficas en lugares públicos, grandes, con vallas en la calle… Pero si has avisado a la otra persona y tienes su permiso, en una conversación cara a cara, me parece correcto. Mi experiencia es que no son eficaces para hacer pensar a los que apoyan el aborto. En cambio, sí creo que son eficaces en activar a cristianos apáticos, cristianos que no se mueven, para que tomen conciencia y se activen.
– ¿Crees que hay personal católico en clínicas abortistas por ignorancia?
-Creo que cualquier católico ha de saber que quitar la vida a un ser humano está mal. Por si hay dudas, es bueno que los sacerdotes hablen del aborto en las homilías. Es importante que los curas hablen de ello aunque eso cause incomodidad a algunas personas. La oposicion de la Iglesia contra el aborto no es nueva; ¡animemos a nuestros párrocos a hablar de ello! Nadie debería poder decir: “soy católico y nadie me dijo que el aborto estaba mal”.
– ¿Es útil difundir testimonios de ex-abortistas? En ReL le dedicamos bastante espacio…
-Es realmente útil. Un extrabajador del aborto puede contar cosas que nadie más puede contar. Los provida estamos ganando mucho terreno en EEUU porque extrabajadores del aborto hemos salido a contarlo.

Más sobre Abby Johnson en su libro "Sin Planificar"

http://www.religionenlibertad.com/hemos-de-amar-a-los-trabajadores-del-aborto-como-ama-cristo-42404.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: