La Inquisición ofrecía mas garantías juridicas que los JVM

El origen anti-cientifico de la ideologia de genero: El aberrante experimento del Profesor Money

In Ideologia feminazi de genero, OTROS on 2 junio, 2015 at 21:09

Uno de los axiomas principales de esta totalitaria, canallesca y discriminatoria por sexista ideología de género consiste en la estupidez de que el género (o sexo) se puede elegir a nuestro antojo, cuando y como queramos. Así, nuestro sexo (o género) es simplemente producto de la educación que recibimos. Así, Simone de Beauvoir sentenciaba: “No se nace mujer, se hace” (El Segundo Sexo)


 


El aberrante experimento del Prof. Money

Cuando pensamos en experimentos psicológicos crueles o desprovistos de ética siempre dirigimos nuestra mirada a regímenes totalitarios e imaginamos que estos se llevan a cabo en oscuros campos de concentración, en sótanos de cárceles o de fríos hospitales psiquiátricos.

Incluso a veces la realidad se queda corta y tenemos que hacer fantasías elaboradas como un “mundo feliz” con la estricta separación de castas, las películas que tienes que ver sin parpadear de “la Naranja mecánica” o incluso los experimentos de la isla de “Perdidos”.

Se hace difícil imaginar que un experimento psicológico desprovisto de la ética más elemental se pudiera llevar a cabo en una de las más reconocidas instituciones académicas de un país que tiene a gala ser democrático como los Estados Unidos, en un entorno de clase media y lo que es más cruel, llevando al extremo la máxima maquiavélica de que el fin justifica los medios.

El conductismo es una corriente de la psicología que enfatiza que lo que condiciona la personalidad de un individuo es su ambiente físico, biológico y social, por lo tanto la educación y el entorno tienen mucha más importancia que la carga genética. Cuando nacemos somos hojas en blanco que vamos escribiendo con la educación y la experiencia, independientemente de nuestros genes. El creador de esta corriente fue John Watson, aunque el que la hizo famosa fue B.F. Skinner. En los años 60 el conductismo tuvo un fuerte impulso por… el ambiente político. 20 años antes los nazis habían propuesto sus alocadas teorías de la raza superior, de forma que todo el mundo estaba marcado desde el nacimiento.

El conductismo proporcionaba una gran base científica para el concepto de que todos nacemos iguales y la justificación necesaria para desbancar las ideas nazis o de desigualdad social. El problema es que el camino del infierno está sembrado de buenas intenciones. La naturaleza y por tanto la psicología, es la que es. Tratar que los resultados experimentales se adapten a tus ideas políticas y sociales, por muy nobles o legítimas que estas sean, es una fórmula segura para el desastre.

El propio Watson, realizo estudios que hoy juzgaríamos aberrantes. Influido por las publicaciones de Pauvlov y los reflejos condicionados en perros, quiso realizar experimentos de este tipo en humanos, y para esto utilizó un bebé de nueve meses de un orfanato (conocido como “el pequeño Albert”). Con el fin de demostrar que el sentimiento de miedo no era algo innato sino un reflejo condicionado le dejo jugar durante dos meses con diferentes animales (como ratas de laboratorio o monos), juguetes, máscaras o tejidos. Durante este tiempo no desarrolló ningún tipo especial de aversión. Pasados estos dos meses volvió a poner los mismos objetos, pero cada vez que trataba de acercarse a una rata de laboratorio blanca golpeaba con un martillo una barra metálica que producía un sonido estridente. El niño acabó llorando cada vez que se le acercaba la rata y por extensión, cualquier cosa blanca o suave que asociara con esta. Puede parecer cruel, pero no es nada comparado con lo que hizo alguno profesor años después para llevar al extremo sus teorías.

En Agosto de 1965 nacen los gemelos Bruce y Brian Reimer, en Canadá, en el seno de una familia de clase media. A los 8 meses les es diagnosticada una fimosis y el urólogo decide operar a Bruce con una técnica novedosa basada en la cauterización. La intervención es un auténtico fiasco que tiene como resultado que el pene de Bruce quede mutilado. Brian nunca fue operado y su fimosis se solucionó por si misma con el tiempo.

En aquella época el Dr Money, en el Johns Hopkins Hospital de Baltimore era una autoridad mundial en psicología relacionada con identidad sexual, gracias a sus estudios pioneros en casos de hermafroditismo y pacientes con problemas de desarrollo sexual. Los padres de los gemelos, lógicamente preocupados por las consecuencias que esta mutilación podría tener en el futuro desarrollo de su hijo consultaron con el doctor. Cuando conoció el caso, al Dr se le abrieron las puertas del cielo.

El Dr., acérrimo defensor del conductismo, había proclamado la teoría de la “neutralidad de sexos” según la cual las conductas propias de cada sexo no viene determinadas por al herencia genética sino por el condicionamiento social. Ahora tenía la posibilidad de encontrar la evidencia experimental. Tenía dos hermanos gemelos, es decir, con la misma dotación genética y criados en la misma familia.

Si uno de los hermanos era educado como si fuera una mujer y se convertía en una mujer (aunque por supuesto, estéril) demostraría que todo nuestro comportamiento se basa en la educación y que la carga genética tiene una influencia menor, es decir, todos nacemos iguales.

El Dr. Money les propuso a los padres que la mejor solución era someter a un cambio de sexo a Bruce y educarlo como una mujer.

Nunca sabría que había nacido hombre y podría tener una vida más feliz que como un hombre horriblemente mutilado. Para convencerles de algo tan radical se valió del argumento de autoridad de ser un respetado profesor y les convenció que era un tratamiento establecido, cuando en realidad, era el primer caso.

Con 22 meses de edad David fue sometido a una operación de cambio de sexo y fue rebautizado como Brenda, aunque el experimento no paró ahí. El Dr. Money tenía unas ideas sobre la conducta sexual que hoy se considerarían estrambóticas y sobre todo profundamente erróneas, aunque en los años 60, en plena eclosión de la revolución sexual podrían tener, incluso cierto aval académico.

Foto de infancia de Brenda Reimer

Según él, los niños escenifican el comportamiento sexual como parte de su educación, por lo que en su terapia obligaba a los dos hermanos gemelos a imitar comportamientos sexuales con Brenda haciendo el papel de mujer. Digno de alguien que se hubiera leído las obras completas de Sigmund Freud chutado de LSD. Durante la niñez de los gemelos el Dr. Money describió el caso de “John y Joan” como era citado en las comunicaciones científicas, como un éxito de sus postulados. No obstante, la familia Reimer no tenía esa visión.

Brenda tuvo una infancia amarga y nunca se sintió feliz en un cuerpo aparentemente femenino y obligado a vestir y a comportarse de esa forma. Al llegar a la pubertad siguió un potente tratamiento con estrógenos, y a pesar que desarrolló pecho y aspecto femenino, esto no mejoró sus problemas, sino más bien los agrandó.

David Reimer, unos años despuésDavid Reimer, unos años después

Cuando llegó a los 14 años sus padres decidieron confesarle que el nunca había sido una mujer. Brenda decidió recuperar su masculinidad. Se cambió el nombre a David, empezó un tratamiento de tetosterona y se sometió a una doble mastectomía y a cirugía de reconstrucción para su pene. Se casó y adoptó a los tres hijos de su mujer, habidos en un matrimonio anterior.

No obstante nunca superó el rencor hacía sus padres y la historia dista mucho de tener un final feliz. Para empeorar las cosas su hermano gemelo fue diagnosticado como esquizofrénico y en el año 2002 se suicidó. Esto le afectó gravemente.

En el 2004 su esposa pidió la separación y esto, añadido a su desempleo, fueron la causa por la que el 5 de mayo del 2005 decidiera pegarse un tiro.

¿Y que pasó con el Dr. Money? pues prácticamente nada. Siguió siendo considerado una eminencia y acumulando premios y honores hasta su muerte en el año 2006. No obstante todo él es un caso digno de estudio. Educado bajo férreos postulados religiosos, decidió rebelarse y dedicar toda su vida a investigar temas sexuales.

Se consideró a si mismo una especio de “misionero del sexo”  siendo un abierto defensor de los matrimonios abiertos y del sexo bisexual en grupo. No obstante muchos de sus postulados pueden resultar “agresivos” por decirlo de alguna manera… como considerar legitima una relación entre un niño de 10 y un hombre de 30 si hay atracción mutua o  considerar el incesto justificable en determinados supuestos. En un principio consideró su experimento un éxito, pero cuando fue evidente que no, decidió tirar tierra sobre el asunto. Hoy en día sigue siendo una personalidad respetable en Nueva Zelanda, su tierra natal.

http://naukas.com/2012/05/10/el-aberrante-experimento-del-prof-money/




El niño que fue criado como niña

Redacción

BBC Mundo

Cuando una pareja tiene un bebé lo primero que se pregunta es "¿fue niño o niña?".

"Brenda" Reimer (BBC)

Un accidente obligó a criar a Bruce Reimer como Brenda.

La respuesta está dictada por la biología. Los cromosomas se encargan de la sexualidad: XX para una mujer y XY para un hombre. Y las hormonas sexuales se encargan de la apariencia física.

Pero ¿qué ocurre cuando la biología, la apariencia y la crianza no coinciden?

Ese fue un caso que ocurrió en los años 1960, que terminó en tragedia.

Los gemelos Bruce y Brian Reimer eran dos niños perfectamente normales que nacieron en Canadá, pero a los siete meses de nacidos ambos comenzaron a presentar dificultades para orinar.

Siguiendo un consejo médico, sus padres, Janet y Ron, llevaron a los niños al hospital para someterlos a una circuncisión.

Pero a la mañana siguiente recibieron una devastadora llamada telefónica. Bruce había sufrido un accidente.

Los médicos habían utilizado una aguja cauterizadora en lugar de un bisturí, y el equipo eléctrico había tenido un problema que provocó un aumento en la corriente que quemó por completo el pene de Bruce.

"No podría comprender lo que estaba escuchando", recuerda Janet Reimer.

"Creí que iban a utilizar un cuchillo. No sabía porqué habían utilizado electricidad".

La operación de Brian fue cancelada y los Reimer llevaron a sus hijos a casa.

Experimento ideal

Pasaron varios meses y los Reimer no tenían idea de qué hacer, hasta que conocieron a un hombre que cambiaría su vida, y la de los gemelos, para siempre.

Era el doctor John Money un psicólogo especializado en cambios de género.

El experto creía que no es tanto la biología la que determina si somos mujeres u hombres, sino la forma como somos criados.

Janet Reimer llevó a Bruce a Baltimore para consultar al doctor Money.

Para el experto, el caso presentaba la posibilidad de un experimento ideal: un niño que él pensaba que debía ser criado como el género opuesto, y que incluso contaba con su propio grupo de control, un gemelo idéntico.

Si su teoría se confirmaba sería evidencia irrefutable de que la crianza podía invalidar a la biología. Además, el doctor Money creía realmente que Bruce tenía mejores posibilidades de ser feliz como mujer que como un hombre sin pene.

Ahora contamos con equipos multidisciplinarios bien entrenados, con varios profesionales involucrados, para poder tomar esa decisión

Dra. Polly Carmichael

Así que Bruce, a los 17 meses de edad, se convirtió en Brenda. Y cuatro meses más tarde se llevó a cabo la primera fase quirúrgica de su tratamiento, una castración.

El experto subrayó que, si querían que el cambio de género funcionara, los padres nunca debían decirle a Brenda ni a su hermano gemelo que había nacido siendo niño.

Así que para seguir su progreso el caso fue bautizado como John/Joan. Y la identidad de Brenda fue mantenida en secreto.

En una de esas sesiones anuales el doctor Money grabó que "la niña tiene muchas características de ‘marimacho’, una abundante energía física y un alto nivel de actividad y rebeldía. Y a menudo es la que domina en un grupo de niñas".

Para 1975, cuando los niños tenían 9 años, el doctor Money publicó un estudio detallando sus observaciones. El experimento, dijo, había sido un éxito total.

"Nadie más sabe que Brenda es la niña cuyo caso están leyendo en los medios. Su conducta es tan normal como la de cualquier niña y difiere claramente de la forma masculina como se comporta su hermano gemelo".

"No hay ninguna señal que provoque sacar conjeturas contrarias", expresó el especialista.

Sin embargo, cuando Brenda alcanzó la pubertad a los 13 años comenzó a mostrar sentimientos suicidas.

"Pude ver que Brenda no era feliz como niña", recuerda Janet.

"Era muy rebelde. Era muy masculina y no lograba persuadirla de que hiciera algo femenino. Brenda casi no tuvo amigos durante su infancia. Todos se burlaban de ella y la llamaban la mujer cavernícola".

"Era una niña muy, muy sola", agrega.

Ante esta situación los padres de Brenda optaron por no seguir consultando al doctor Money.

Poco después hicieron algo que el psicólogo les había advertido que no hicieran: le dijeron a la niña que había nacido siendo niño.

Semanas después Brenda eligió volverse David. Fue sometido a cirugía reconstructiva y eventualmente se casó.

Aunque no pudo tener hijos, fue el feliz padrastro de los tres hijos de su esposa.

Final trágico

Cromosoma

Los cromosomas dictan si se es hombre o mujer.

Pero David no sabía que había sido inmortalizado en el mundo académico y científico como el protagonista del caso de John/Joan para reasignación de género.

Y cuando se enteró no podía creer que se le presentara como un "caso exitoso" en los libros de texto médicos y psicológicos que lo ponían como ejemplo en los protocolos para tratar a hermafroditas y a personas que habían perdido el pene.

Cuando cumplió 30 años David sufrió una crisis de depresión. Perdió su trabajo y se separó de su esposa.

En 2002 su hermano murió a causa de una sobredosis. Y dos años más tarde, cuando David tenía 38 años, la policía le informó a Janet y Ron que su hijo se había suicidado.

Los casos como el de John/Joan -en donde un accidente fue la raíz del problema- son muy raros. Pero cuando se presenta un caso de los llamados "trastornos de desarrollo sexual" se deben tomar muchas decisiones sobre si se debe criar a un niño como hombre o mujer.

"Ahora contamos con equipos multidisciplinarios bien entrenados, con varios profesionales involucrados, para poder tomar esa decisión", explica la doctora Polly Carmichael, experta del Hospital Great Ormond Street, en Londres.

"Y los padres también están muy involucrados en este proceso de decisión".

Según la experta, gracias a este proceso se ha ayudado a varios niños a crecer de forma exitosa para tener una vida feliz y satisfecha.

"Una de las mejores cosas de trabajar con niños es que estos tienen una increíble capacidad de recuperación", dice la doctora Carmichael.

"Cada vez me sorprende la forma como, con apoyo, los niños son capaces de luchar y enfrentar sus problemas".

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2010/11/101125_cambio_genero_sexualidad_men.shtml




domingo, 1 de septiembre de 2013

¿Cómo nació el Movimiento Gay? Lo que nadie te ha contado

Mientras se iba aprobando el matrimonio entre personas del mismo sexo en los países de mayoría católica y protestante, el gobierno ruso ha sido el único de un país cristiano que ha prohibido la propaganda de la homosexualidad. Y no sólo eso: también ha prohibido que parejas homosexuales adopten niños de aquel país. De esta manera, este tema genera hoy día la mayor discrepancia moral del mundo actual, dividiéndolo prácticamente en dos: ¿estamos ante la “liberación de un grupo históricamente reprimido con los mismos derechos que el resto” o ante una imposición subrepticia de una tendencia artificialmente impulsada? ¿Hay algún poderoso grupo en la sombra que pretenda socavar la institución que vértebra la unidad entre hombres y mujeres? ¿Existían todos esos homosexuales antes o ha sido la propia "Propaganda" la que les ha hecho creer que nacieron con una tara congénita para relacionarse sexualmente con el sexo complementario?

Es preciso hacer un poco de historia para conocer cómo ha sido posible este monumental cambio de valores sobre la base de la sociedad humana.

HISTORIA RECIENTE

Es innegable que los últimos 30 años han supuesto una formidable expansión del Movimiento Gay como ninguna otra tribu urbana antes había conseguido. Porque eso, una tribu urbana, fue el movimiento gay en un principio, como los punks, los rockers o los hippies, por poner sólo unos ejemplos. La gran diferencia es que el Movimiento Gay nació en una fecha bien precisa, coincidiendo con la reunión anual de la élite mundial en el Soto de Bohemia de San Francisco, donde  rinden tributo al dios Moloch… y se enzarzan en actos homosexuales.

(Reconocido por el presidente Richard Nixon: ver vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=dPb-PN9F2Pc

Aunque hoy día se ha convertido en un acontecimiento en numerosos países, la mayor parte de la gente desconoce por qué se comenzó a celebrar como una fiesta la segregación sexual, es decir; el día en que se condena a los hombres y las mujeres a ir cada uno por su lado y no vivir el Amor. Para acabar el engaño, lo llamaron el “orgullo gay”, el orgullo de la “alegría”, que es lo que significa esa palabra en lengua castellana; la fiesta del hedonismo.

El día 28 de junio, día de “San Adán”, se celebra al “hombre nuevo” con una gran marcha patrocinada por todos los gobiernos del mundo donde este movimiento ha triunfado. La mayor parte de los países católicos de Europa y América celebran la festividad del “Día del Orgullo Gay” como un homenaje a los sucesos que, oficialmente, dieron origen a este movimiento. Poca gente conoce la verdad o, más bien, la leyenda de esos sucesos.

El día 28 de junio de 1969, la policía de Nueva York entra en un bar del Greenwich Village de Nueva York donde se reunían algunos hombres que practicaban la homosexualidad y realiza una redada que fue interpretada como una “agresión a sus derechos”, generando una ola de protestas por parte de estos colectivos; una especie de sublevación. A pesar de que lo cuenta hasta la Wikipedia, la historia oficial ha olvidado que el bar "Stonewall era propiedad de la familia mafiosa Genovese" y en él, además de homosexuales, se daban cita diferentes estereotipos asociados al “hampa de aquella época", como travestis, prostitutos, ladrones, traficantes de droga… Primera flagrante mentira.

La historia oficial nos cuenta que, después de ese suceso, se originó un movimiento social que luchó duramente para que la homosexualidad fuera convertida en una tendencia “normalizada”. La realidad es que tan sólo cuatro años después del suceso de Stonewall, la homosexualidad fue retirada del vademecum de enfermedades psiquiátricas de Estados Unidos que dicta “lo que está bien y lo que es de locos”. Demasiado rápido, ¿verdad? Es decir, que más bien el suceso de Stonewall fue pergeñado cuidadosamente para dar lugar al posterior movimiento; a la manera de las revoluciones prefabricadas que hemos visto en los países árabes, o Ucrania, a principios del siglo XXI. Lo que hoy se conoce como una “bandera falsa”.

Pero, para entender mejor ese extraño suceso, por el que una conducta considerada hasta ese momento tabú en todas las civilizaciones humanas modernas, se convirtiera, casi de repente, en un arquetipo del éxito en la sociedad capitalista, hay que ir un poco más atrás: entender la justificación ideológica y científica para este cambio de tendencia. Conocer a sus ideólogos.

En los años 50, un zoólogo influido por Freud llamado Alfred Kinsey, hijo de un predicador muy represivo con el sexo, decide investigar la conducta sexual humana con el mismo método con el que lo había hecho años atrás con los animales: sin tener en cuenta los sentimientos ni la moral. Quizás os convenga saber que su propio colaborador, Paul Gebhard, afirmó en el vídeo “Historia secreta, los pedófilos de Kinsey” que al doctor le gustaba practicar el sexo con hombres, niños y animales…

Tras conseguir financiación de la Fundación Rockefeller, Kinsey decide realizar una encuesta sobre preferencias sexuales, para cuya muestra sociológica seleccionó… ¡a 2.500 convictos por crímenes sexuales, que cumplían condena en la cárcel por pedofilia, abuso sexual o proxenetismo! Gracias a tan poco objetiva muestra, llegó a afirmar que el 4% de los humanos era homosexual toda su vida, un 10% lo era durante 3 años y el 25% tuvieron alguna experiencia de este tipo a lo largo de su existencia.

http://www.youtube.com/watch?v=f3ONLzOd25M

http://www.youtube.com/watch?v=ofWQZ23EVkU

    Por aquel tiempo se libraba una cruda batalla ideológica y científica entre el poder de los genes y la cultura, como los dos caminos para explicar el comportamiento humano; la genética era asociada con la derecha, como lo inmutable, y la cultura y la educación eran consideradas de “izquierdas”, porque se podían cambiar, es decir, “educar”. Apoyado en la moda de la preponderancia de la genética y en la confusión sobre lo que es hereditario y qué es innato/genético, Kinsey llegó a afirmar ¡el tremendo absurdo de que la infertilidad, o la fobia al sexo complementario, es heredada!

    En el año 2000, tanto el Proyecto Genoma como el Proyecto Celera que publicaron el mapa genético humano coincidieron al afirmar que “no existe un gen de la homosexualidad”, es decir, que la homosexualidad no es una conducta innata. Pero en aquella época, obviamente, todavía había mucha confusión.

    Durante los “años hippies”, en los que la izquierda tenía el poder asociado con la vitola del “progreso”, se insistía mucho en el benéfico papel de la cultura, dando por hecho el supuesto freudiano de que la represión de la sociedad sobre el sexo había sido el origen de todos los males. Aunque Freud asoció las conductas homosexuales (fobia al sexo complementario) a una relación traumática con cada uno de los progenitores que impedía una correcta identificación con su género, lo cierto es que sus seguidores llegaron más lejos al afirmar que no había ninguna conducta moral específica asociada con la sexualidad, de manera que todas las consideradas perversiones (homosexualidad, pederastia, zoofilia) se convirtieron en “opciones sexuales”. Es decir, los “hijos de Freud” que alumbraron la “sexología” comenzaron a disociar el sexo del amor, siguiendo la estela de la separación entre cuerpo y mente, y genética versus cultura, en la creencia de que el hombre nace egoísta por naturaleza y es la sociedad la que le inculca los valores positivos. Que la Naturaleza es el Mal, vaya.

    Siempre imbuidos por esta batalla entre genes y cultura, en la que los primeros se asociaban a Dios y la segunda, a la libertad, otro seguidor de Freud, el psicólogo John Money, quiso demostrar  con un experimento con gemelos que el sexo no tenía por qué corresponder con el género. Es decir, que el primero es un hecho biológico innato pero el segundo se elige, y con él, “la orientación sexual”; otro concepto que empezó a popularizarse en aquel tiempo y que no necesariamente estaría ligado a su sexo original, abriendo la puerta a la normalización de la transexualidad. Que la “Naturaleza” se puede equivocar al otorgar una “identidad de género” diferente a su sexo aparente.

    Estamos a principios de los años 60, cuando ocurrió otro de esos sucesos extraños que nos hacen pensar en la existencia de una conspiración.

    Resulta que el maquiavélico John Money apareció en un canal de TV norteamericana mostrando al primer transexual de la historia como un logro más de la ciencia… justo cuando una madre judía había parido un par de gemelos, uno de los cuales había perdido el pene en la circuncisión ritual realizada por este pueblo. ¡Lo que Money estaba buscando, qué casualidad! (La mejor manera de comprobar qué es genético y qué cultural, es comparando dos gemelos, que tienen el mismo material genético).

    Pues nada: como la familia Reimer estaba viendo el programa de TV, contactaron al terrorífico Money, el cual les aconsejó que practicaran a su niño una vagina artificial, le criaran como una niña y  nunca le contaran la verdad sobre su origen. Dado que, según su teoría, la identidad sexual no se generaba hasta los cuatro años (es algo “educacional”, recuerda), el niño crecería como una niña y no habría más problemas. Tras años “educando” a los dos gemelos varones en su diferencia sexual, Money consideró que el experimento había sido un éxito, porque a los 7 años el niño parecía una niña, a resultas de lo cual, escribió el libro “Man and woman, boys and girls”, explicando que el niño había adquirido la “identidad sexual” de una niña, sin problemas, artificialmente. Esa era la prueba, para estos sexólogos, de que la identidad sexual y la orientación de su pasión eran culturales y no innatas, de manera que se podía elegir… ¡O manipular!!!

    Así nació la Teoría de Género, una doctrina que unía al movimiento gay y el feminismo en torno a la culpabilidad de la virilidad de todo lo malo de la historia, y que incitaba a la mujer a tomar el mando y al hombre a feminizarse, paso previo para su posterior homosexualización. Sin duda, condicionados por los planes de la élite como los Rockefeller, que habían creado este movimiento, la ONU acabó convirtiendo esta teoría en política mundial en 1994 durante la Conferencia celebrada en Pekín, como base para la descomposición de la familia tradicional (que tiene hijos). Desde entonces, el Banco Mundial ha donado cientos de millones a los gobiernos de todo el mundo para que desarrollen “políticas de género”, consistentes en adoctrinar en las teorías de los psicópatas Kinsey y Money; inculcando el complejo de culpa por ser varón, de víctima por ser mujer y, por tanto, instando a cada uno de los sexos a no relacionarse amorosamente con el otro. En definitiva, a no fundar una familia.

    De lo que los enteramos a la luz del extraordinario documental “John Money y el niño sin pene” es que el gemelo Reimer acabó descubriendo su innata virilidad cuando llegó a la adolescencia y comenzó a experimentar atracción por la mujer, a resultas de lo cual, su madre acabó confesándole la verdad. Acto seguido, David decidió implantarse un pene y, posteriormente, acabó casándose con una mujer viuda y adoptando a sus hijos. Es decir, que no sólo el experimento de John Money fue un fracaso sino que toda la teoría que se construyó a partir de ahí (La Teoría de Género) es un gigantesco fraude científico y una manipulación de tamaño histórico: el Género deriva del Sexo, hasta etimológicamente. ¡Por algo la palabra “gen-éro” deriva de “gen”!

    Pero no sólo eso: los traumas generados por el psicópata que inventó la Teoría de Género hicieron que el gemelo Reimer “varón” se suicidara y, posteriormente, también su hermano David, el niño criado como una niña. Estas dos muertes, culpa de este psicópata, marcan el nacimiento de la política que acabaría imponiéndose en el mundo “civilizado” y enseñándose en ¡universidades y colegios como educación sexual!

    En el siguiente y excelente vídeo podéis conocer toda esta historia en profundidad.

    http://www.youtube.com/watch?v=E8ewHzh2WSA

    LA HISTORIA EXAGERADA

    Hoy día es una palabra de uso generalizado pero poca gente sabe datar el comienzo del vocablo “homosexualidad”. En realidad, su uso en contraposición a la “heterosexualidad” fue obra de un alemán llamado Ulrich, homosexual por supuesto, quien en 1869 (¡Justo 100 años antes del suceso de Nueva York!) inventó esa falsa dualidad homosexualidad/heterosexualidad. Siguiendo el modelo hegeliano del enfrentamiento de opuestos (tesis-antítesis-síntesis), propuso que había personas que “nacían” con una tara para relacionarse con el sexo complementario; que la esterilidad (o la impotencia) se heredaba, vaya. Por aquella época, Alemania estaba viviendo una recuperación de los valores de la Grecia clásica e, imbuidos de romanticismo y una clara misoginia, reivindicaron que los hombres homosexuales eran una categoría superior de seres, por el mero hecho de no mezclarse con la mujer. Dos teorías explicaban la homosexualidad en aquella época: una, que el hombre homosexual tenía en su interior un alma femenina y la otra: que su masculinidad era tan viril que le impedía relacionarse con el otro sexo. Puede que te resulte curioso saber que el propio Frederick Engels escribió a su amigo Carlos Marx alertándole del poder de la secta gay en esos mismos años. Y es curioso, también, porque, paradójicamente, el movimiento gay y la guerra de sexos serían una derivación de las ideas marxistas de la guerra de clases. También es significativo que, en todo momento, Engels asocie homosexualidad con pederastia, al igual que en la Antigua Grecia.

    http://www.marxists.org/archive/marx/works/1869/letters/69_06_22.htm

      Lo cierto es que la homosexualidad ha sido una corriente subterránea dentro de las élites a través de las logias de iniciados, comenzando por los propios templarios (la sodomía fue una de las razones por las que fue disuelta) y acabando por los mismísimos nazis, puesto que varios de sus líderes, como Rudolf Hess o Ernst Rohm eran jefes de cuerpos en los que seleccionaban a guerreros homosexuales, a la manera de algunos ejércitos griegos. Poca gente sabe, sin embargo, que el símbolo del triángulo rosa nazi, que acabó siendo adoptado por el movimiento gay, ¡era como identificaban a los pederastas en la Alemania nazi! Precisamente, uno de esos nazis pederastas, el aristócrata alemán Von Bullaseck, sería el mejor informador sobre estas prácticas… ¡de Alfred Kinsey, ideólogo del movimiento gay! ¡Le pagaba dinero por contar sus atrocidades!

      EL ROBO DE LA BANDERA DEL ARCOIRIS

      Aristócratas, artistas, científicos y políticos pertenecientes a sectas y logias conectadas con la Antigüedad, particularmente ateniense, defendieron a principios del siglo XX que la homosexualidad era la manera en la que se expresaba la “élite cultural” (y política).

      La realidad es que es cierto que una cierta élite en esas sociedades antiguas practicaban la homosexualidad, pero hasta la Wikipedia reconoce que esa homosexualidad era pederástica y que, más que un amor entre iguales, era una prostitución poco encubierta para que el efebo se promocionara en el mundo de la cultura y los negocios. Diversos escritos han desmontado la leyenda de la extendida homosexualidad en la Grecia ateniense, poniendo de manifiesto que en Grecia la homosexualidad no estaba tan bien vista como nos han contado, como éste que os recomiendo:

      http://todoestarelacionado.wordpress.com/2012/07/20/la-farsa-de-la-homosexualidad-en-la-antigua-grecia/

      Por ejemplo, tanto en la sociedad ateniense como en la romana estaba mal visto que el aristócrata que practicaba la pederastia “tomara” de su efebo porque así perdía su virilidad. Es decir, que la homosexualidad no era un asunto “entre iguales” sino un acto de sumisión sadomasoquista. Todas estas verdades fueron convenientemente enterradas por las leyendas urbanas inoculadas por el movimiento gay, que llegarían a convertirse ¡en materia de estudio en los colegios! (Asignatura “educación para la ciudadanía”, en España, durante la era Zapatero).

      El caso es que estas sectas de raíces babilónicas a las que pertenecía Alfred Kinsey (y probablemente Money) aprendieron del satanista Aleister Crowley sobre el poder de la sexualidad en la creación de hechizos y, particularmente, los rituales con jovencitos. De ahí que, en sus primeros tiempos, la organización norteamericana que pretendía legalizar la pederastia (NAMBLA) marchara dentro del Orgullo Gay y que varios de los fundadores del movimiento, como el poeta beatnick Allen Ginsberg, el comunista Harry Hay y el propio Alfred Kinsey, también defendieran el sexo con niños como parte de la “revolución sexual”. Sólo mucho tiempo después, se desligarían ambos movimientos. Aunque hoy día aparentemente la pedofilia no sea un tema defendido por el movimiento gay, como estamos viendo, siempre han estado muy unidos; todos ellos bebían de las (supuestas) fuentes griegas y romanas, y de los rituales en honor a Satán en los que se ofrecía el sexo con niños.  Como curiosidad, la película de Roman Polanski “La semilla del Diablo”, de 1968, hacía nacer al Anticristo en la fecha del 28 de junio: ¡la fecha en la que nacería el movimiento gay!

      En los últimos años, en algunos países como Holanda, se han creado iniciativas para legalizar y normalizar la pederastia, siguiendo exactamente el mismo esquema que antes se utilizó con el movimiento gay: aludiendo a la libertad de costumbres y queriendo hacer creer que el pederasta nace con esa inclinación.

      A finales de los años sesenta, y dentro de la “revolución sexual” originada por los seguidores de Freud, que impulsó al movimiento hippie, se comenzó a popularizar la homosexualidad. El que se incluyera dentro del movimiento hippie responde a la doctrina freudiana de la “liberación sexual” para la que “todo estaba bien y había que liberarse de la opresión sobre el sexo”. Como ejemplo, el líder del mítico grupo Mamas & The Papas, John Phillips, vivió una relación incestuosa durante largos años con su hija. Recientemente, el más famoso locutor de la BBC de aquella época del rock and roll, Jimi Saville, se demostró que buscaba niños y niñas para prostituirlos ¡en los mismos orfanatos que patrocinaba para las fiestas sexuales de la aristocracia de linaje… y la  espectáculo! En medio de este gigantesco escándalo, el primer ministro británico David Cameron, fue interpelado hace apenas unos meses por un periodista sobre algunos Lores implicados en estas redes pederastas y su respuesta, balbuceante, fue que “esa investigación no puede continuar porque podría perjudicar a los gays”. (??)

      Las aventuras homosexuales de rockeros como David Bowie, Mick Jagger o el propio Elton John responderían a toda esta época de desenfreno de los años 70. Curiosamente, los dos últimos recibieron el título de “Sir” por parte de la Reina de Inglaterra…

      Todavía es más curioso conocer que el movimiento hippie fuera enviado a la clandestinidad a raíz de la propagación de la heroína y el LSD que tumbó a esa generación, y que la bandera del arcoiris, tradicional símbolo de la conexión con la Naturaleza… ¡fuera recogida, en ese mismo año 69, por un movimiento, como el gay, que está en contra de ella! Eso sí, curiosamente, a la “bandera del arcoiris gay”, le falta uno de los siete colores: ¿una subliminal referencia a que están en contra de la Naturaleza?

      No sólo eso: mientras que la leyenda de los hippies quedaría enterrada en el baúl de lo prohibido, el movimiento gay iría tomando cada uno de los campos de la cultura y los medios de comunicación, hasta capitalizarlos en cada uno de los países, como una auténtica secta, con el agravante de que es la que genera los valores y, por tanto, la que señala el camino del Bien y del Mal. El seguro agente de la CIA disfrazado de artista, Andy Warhol, y su cohorte de travestis, gays y drogadictos marcarían el camino de la exaltación del “arte basura” para copias europeas como Pedro Almodóvar en España, aupado al éxito por el periódico ligado al Club Bilderberg, El País. En 1983, el “profeta gay español” ya anticipaba la “adopción homosexual” con su canción “Voy a ser mamá”, cuya clarísima letra puede aclarar la polémica suscitada en Rusia. Curiosamente, Andy Warhol llegó a Madrid, para dar el “pistoletazo de salida” de la llamada movida madrileña, capitaneada por Almodóvar, ¡EN ESE MISMO AÑO 1983! Sus películas, de clara propaganda gay, como Entre Tinieblas o La ley del deseo, estarían siempre apoyadas por el diario del poder político mundial, El País.

      El cine abriría sin duda el camino para la telebasura del siglo XXI, que siempre estaría comandada por presentadores y productores pertenecientes al movimiento gay cuya bandera ideológica es la superficialidad, la exageración, la falsedad y, sobre todo, su odio al amor entre Hombre y Mujer. De rebote, el propio éxito de estas personas induciría a los jóvenes a hablar afeminadamente como fórmula de promoción social.

      La misma conexión drogas–movimiento gay se repetiría en las ciudades del mundo donde más se expandió este movimiento: Nueva York, Londres, Berlín, Amsterdam, Madrid y Río de Janeiro. Es sabido que muchas drogas desencadenan el deseo sexual y, con el movimiento feminista golpeando fuerte la guerra de sexos, el varón castrado encontraría en la tribu gay el lugar donde podría satisfacer ese instinto (y, encima, ¡le buscarían buenos trabajos!).

      Esta es otra de las pruebas de que el movimiento gay ha sido una ingeniería social y no una liberación de unos instintos reprimidos.

      El mundo de la moda quizás sea el ejemplo más claro de todo esto: capitaneado casi exclusivamente por diseñadores (y estilistas y peluqueros) homosexuales, que han impuesto su propio modelo de belleza femenina; la mujer sin culo ni pechos y que recuerda a un efebo. El prototipo de modelo esquelética que a su vez generó la “moda de la anorexia” se debe apuntar en el debe del movimiento gay: Gaultier, Dolce&Gabbana, Calvin Klein, Marc Jacobs, Armani… Pero la mafia gay del mundo de la moda todavía ha llegado más lejos. Últimamente, estos diseñadores gays han comenzado a colocar en las pasarelas a chicos andróginos vestidos de novia, como el modelo serbio Pejic, intentando confundir la identidad sexual de los menores. Su poder es tan grande que, como pasó con la moda de la anorexia, ya han comenzado a generar una moda por imitación al igual que ocurrió décadas atrás con la homosexualidad. En los últimos meses se ven ya por muchas ciudades este tipo de jóvenes a punto de cambiarse de sexo, sin duda influido por los valores estéticos propagados por las revistas de moda y a su vez, dirigidos por el movimiento gay.

      Amsterdam, país pionero de la liberalización de las drogas, es la capital del país donde, también, primero comenzaron a casarse los maricas (2001). La coincidencia de que todas las ciudades en donde comenzó el movimiento gay fueran aquellas en las que, precisamente, mayor consumo de drogas hubo, no puede pasar desapercibida ni ser casual. Gran parte de esas drogas, como la heroína o la cocaína, potencian la sexualidad de una u otra manera, de manera que muchos de los hombres y las mujeres que se convirtieron en “homosexuales”, pudieron hacerlo, inducidos por el uso de esas drogas. Todavía más claro es el ejemplo de la droga sexual por antonomasia, el éxtasis, cuyo uso se extendió al mundo desde la isla de Ibiza a principios de los 90, convirtiéndola inmediatamente en uno de los templos mundiales de la homosexualidad. Es evidente que existe una relación causa-efecto entre ambas tendencias.

      FEMINISMO-MOVIMIENTO GAY: LAS “DOS CUCHILLAS GILLETTE”

      Es tremendamente sintomático que en España se pusiera en vigor la ley de Violencia de Género que abolía la presunción de inocencia en el caso del varón heterosexual, en junio del 2004… ¡y al mes siguiente se aprobara el matrimonio gay! De hecho, todos los países en los que se ha implantado el matrimonio homosexual son aquellos donde previamente se instaló la paranoia de género, o lo que es lo mismo, la guerra de sexos apoyada desde el Estado. Ambos movimientos trabajarían conjuntamente para separar al hombre de la mujer, como las cuchillas Gillette: “la primera corta, y la segunda, apura”.

      Atendiendo a las innumerables subvenciones recibidas por el movimiento gay desde la UE y el Banco Mundial, y siguiendo la pista de éstas, es fácil reconocer que es la misma élite que financió a Kinsey y Money quien está detrás de la expansión actual de esta tendencia en todo el mundo. Aunque no contamos con un documento explícito donde se detalle, el médico Richard Day, colaborador de la Fundación Rockefeller y experto en “planificación familiar”, avisó en marzo de 1969 de lo que iba a pasar: “los homosexuales se mostrarán abiertamente y el sexo se desligará de la reproducción hasta que los niños acaben creándose únicamente en laboratorio”.

      Estamos en 1969, recordemos, tan sólo unos meses antes de que se lanzara oficialmente esta Ingeniería Social.

      Actualmente tenemos constancia de que los intelectuales de la élite reunidos en lobbys como el Club de Roma o la Fundación Rand hace ya décadas que decidieron implementar una serie de medidas para limitar o reducir la población mundial. Entre ellas, bien podría haberse encontrado la homosexualización de la población. Por supuesto, para que fuera efectiva, debería mantenerse en secreto porque, si alguien te dijera que te han convertido en homosexual y no lo has elegido tú mismo… ¡Por eso se ha revertido de fiesta y jolgorio el movimiento gay!

      Sin embargo, en los últimos años, las entidades que reconocen apoyar y financiar al movimiento gay han comenzando a expresarse tan abiertamente que ya no puede ser negado por nadie. Por ejemplo, el lobby “Out on the streets” reúne a homosexuales de los mayores bancos mundiales que abiertamente financian el movimiento gay y Goldman Sachs, artífice de la crisis mundial, ha reconocido sin tapujos que está financiando al movimiento gay.

      Un elemento más para que todo se pudiera vender como un triunfo de la “libertad”: el factor cultural y el éxito social. La escritora feminista española Ruth Toledano escribió en el diario El País en 1999: “ser gay implica identificarse con un planteamiento más culto que el imperante porque incluye la diversidad, es más rico, más BONDADOSO y MÁS DIVERTIDO”. La realidad es que el Poder ha seleccionado a gays y sólo a gays para el mundo del arte, acabando por coparlo todo, como una auténtica secta. La influencia de los mitos creados por Kinsey ha llegado hasta el punto de que las series televisivas norteamericanas llegaron a imponer una cuota de gays entre sus personajes: ¡creen que hay un porcentaje de “gays genéticos”! Obviamente, si los guiones de las series y películas los escriben los traumatizados miembros de esta secta, en sus guiones para series o películas pintan a los “gays” como seres más simpáticos, cultos e inteligentes que los “heterosexuales”, creando una espiral de promoción que es la clave para entender su éxito actual. Sin duda, el paroxismo de todo esto llegó cuando la in-creíble película Brockeback Mountain, que convertía al símbolo masculino americano por antonomasia, el cowboy, en homosexual, ganó el Óscar a la mejor película.

      Para entonces, los alcaldes de París, Berlín y Londres ya eran homosexuales, el entonces presidente USA, Bush Junior, se sabe que tiene su amante gay (Jeff Gannon), su sucesor, Barack Obama, es bien conocido en las saunas gays de Chicago, y las sospechosísimas muertes de sus amantes homosexuales han hecho correr ríos de tinta en Internet. En España, el actual presidente Mariano Rajoy es conocido en el ambiente gay como “La trotona de Pontevedra” y su orientación sexual es un secreto tan a voces que el líder de la corriente gay del PP, Carlos Biendicho, lo proclamó hace años en un audio que se puede escuchar por Internet. El poder gay dentro del partido  de derechas español es tan notorio que parece ser dominante en el País Vasco; su anterior líder, Oyarzábal, lo confesó abiertamente. Algo parecido a lo que sucede en Madrid: la relación entre el vicealcalcalde Miguel Angel Villanueva y el empresario bisexual Miguel Angel Flores salió a la luz a raíz de las muertes en el Madrid Arena durante la fiesta -satánica- de Halloween, dejando clara la existencia de una mafia gay ¡dentro del partido cristiano español!

      Pero no sólo desde el poder político es notoria la influencia del lobby gay. En el curso de una investigación por corrupción, conocimos que el presidente del Tribunal Supremo español, Carlos Dívar, mantenía una relación homosexual con su guardaespaldas y últimamente Obama ha nombrado a dos gays embajadores, uno de ellos en España y otro en la República Dominicana, dejando bien claro que la portada de la revista Time de hace unos meses era más bien un anuncio subliminal de sus gustos sexuales. En los últimos meses, las evidencias de que el actual presidente de México, Peña Nieto, tuvo una relación con un travesti y que el partido de la oposición venezolana es un coto privado del movimiento gay han revolucionado la red. Podemos añadir la más que rumoreada homosexualidad de los príncipes de Inglaterra y Mónaco para componer el cuadro real de la política mundial: el movimiento gay es quien realmente gobierna el Planeta.

      LA PARTE BIOLÓGICA

      Tenemos al varón castrado emocionalmente por la propaganda feminista de que la virilidad es la culpable de los males de la Historia, convertida en política de estado por la ONU. Pero la sexualidad no es sólo mental, hay una parte biológica. ¿Hay alguna razón  biológica que explique que los hombres y las mujeres ya no quieran estar juntos?

      Desde los años ochenta, zoólogos de todo el mundo habían venido observando que diferentes especies animales estaban viendo mermadas sus caracteres masculinos: el tamaño de sus penes decrecía y, también, su capacidad reproductiva. Al margen del conocimiento general, los llamados “xenoestrógenos” o químicos feminizantes presentes en los plásticos y la industria cosmética estaban dañando seriamente la testosterona y, por ende, la masculinidad de todas las especies animales.

      ¿Qué pasaba con los seres humanos? ¿Estaría dañando también su masculinidad y sería la explicación a la creciente esterilidad en los países donde más productos de este tipo se utilizan?

      Tras décadas ocultando este importantísimo dato, este mismo año 2013 la OMS reconoció que estos tóxicos estaban dañando el aparato reproductor masculino y, seguidamente, un estudio británico alertaba de que el tamaño del pene de los jóvenes se había visto reducido en dos centímetros en los últimos años.

      Estamos ante la evidencia de que el proceso de homosexualización tiene una base biológica, o más bien, una verdadera guerra biológica que ha podido afectar a los miles de hombres que han entrado en el movimiento gay al ver reducida su producción de testosterona. La ecuación trauma causado por el feminismo+feminización por parte de los xenoestrógenos puede ser la prueba definitiva de esta verdadera conspiración.

      Con estas evidencias históricas y biológicas, el movimiento gay se ha quedado sin argumentos para justificar que estén propiciando una “liberación de algo”. El único argumento que le quedaba es que la iglesia ha estado reprimiendo un sentimiento “natural”… El problema es que, en paralelo, han aparecido miles de casos de curas violadores (particularmente de niños) y, para acabar de aclarar la discusión, el Papa Francisco reconoció hace pocos meses que había un lobby gay en el Vaticano, es decir, ¡que los homosexuales habían estado gobernando la iglesia católica!. Dado el número tan alto de niños que han sido violados en las sacristías (y cuya sexualidad suele ser modificada) no sería exagerado decir que, al final, ha sido la propia iglesia la impulsora número uno del movimiento. Por cierto, Ratzinger reconoció recientemente que en los años 70 -fecha de la revolución hippie- la pederastia no estaba mal vista: una prueba más de que el pensamiento new age en el sentido de que “no hay bien ni mal” ha justificado la homosexualización de la juventud.

      Las denuncias de hombres que fueron violados por curas a lo largo del siglo XX han sido tan numerosas que no parece exagerado afirmar que la Iglesia ha sido el germen del movimiento gay (por no hablar de otras religiones como la judía, en donde se lleva todavía más en secreto). Entre otras cosas, porque se conoce que el 80% de los niños que sufrieron abusos sexuales, se convertirán en abusadores cuando se hagan mayores, extendiendo esta enfermedad como una epidemia.

      Pero no sólo a la iglesia se le puede achacar la extensión de esta epidemia. Al tiempo que se conocía la punta del iceberg de la pederastia en el show bussiness inglés por el asunto Jimi Saville, actores que triunfaron de niños como Corey Feldman (protagonista de la película “Stand by me”) denunciaban que los abusos sexuales a los niños-estrella son moneda común en el templo de Hollywood. Es decir, que los niños pasaban por la cama del productor para triunfar, al igual que en la Antigua Grecia.

      Mientras tanto, se extendía la moda de los mariquitas de la élite que “adoptan” niños o los encargan por piezas, al más puro estilo, nuevamente, de la esclavitud griega; siguiendo el ejemplo de Elton John, los cantantes hispanos Ricky Martin y Miguel Bosé hacían lo propio: ¡con parejas de gemelos masculinos!

      Poca gente sabe que Ricky Martin creó una fundación para atender a menores que sufrieron abusos sexuales. Pero todavía es más desconocido que el mánager del grupo Menudo que le dio la fama, Edgardo Díaz, fue acusado de abusar sexualmente de los componentes del grupo. El fundado rumor en su Puerto Rico natal es que Ricky Martin también sufrió esos abusos. Es por tanto probable, que Ricky Martin se convirtiera en homosexual por culpa de esos abusos. Pedro Almodóvar también tiene una película sobre abusos sexuales a un joven, basada, según él mismo reconoció, en hechos autobiográficos…

      Convendría que viérais el vídeo con el que triunfó Miguel Bosé cuando apenas era un adolescente, titulado “Don Diablo” y en el que aparece,,, rodeado de niños. Si escucháis la letra con atención, alucinaréis en colores. Sobre todo porque, a la luz de todas estas evidencias, es posible que haya seguido el mismo camino que su amigo Ricky Martin. Recordemos que la mayoría de los niños que sufrieron abusos sexuales se convierten en abusadores y, como digo, ambos han “adoptado” niños.

      http://www.youtube.com/watch?v=XCtlrFwKE_Y

        Conociendo que la homosexualidad no es innata, sino que se aprende, podemos entender por qué actualmente, en España, el movimiento gay está dando clases de sexualidad a los niños en los institutos: la “educación” que les ofrecen es la de los psicópatas pederastas Kinsey y Money. Curioso, porque al mismo tiempo sus líderes se han quitado la careta, afirmando abiertamente que su deseo real era destruir el matrimonio.

        Dando la razón a Putin, en las últimas semanas aparecieron varias noticias sobre “padres adoptivos gays” que estaban violando a sus “hijos”, a la manera griega. Esta noticia es de Inglaterra y ésta, de Estados Unidos.

        Como colofón, el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, agradeció en una reunión con el lobby judío su “colaboración en la normalización de la homosexualidad. Si no fuera por su poder en Hollywood y en el mundo de las teleseries no hubiéramos podido aprobar el matrimonio homosexual”.

        Creo que no hace falta decir nada más, ¿verdad?

        Rafael Palacios, Rafapal, es autor del libro “La conspiración del movimiento gay” y dirige la web rafapal.com con más de 350.000 lectores mensuales.

         

        http://tavomitakuyeoyasin.blogspot.com.es/2013/09/como-nacio-el-movimiento-gay-lo-que.html




        Experimento que mato a dos chicos

        Experimento que mato a dos chicos

        Niños

        El doctor John Money, psiquiatra norteamericano, realizó durante los años sesenta un interesante experimento en torno al debate sobre la naturaleza y la educación, con el que pretendía demostrar que la educación lo es todo en la configuración de hombre y mujer.

        asesino

        Dr. John Money.

        Como ferviente defensor de la ideología de género, quiso eliminar las diferencias naturales y a través de la cultura determinar la condición sexuada del hombre y la mujer.

        money
        doctor

        Los gemelos Bruce y Brian Reimer eran dos niños perfectamente normales que nacieron en Canadá, pero a los siete meses de nacidos ambos comenzaron a presentar dificultades para orinar.
        Siguiendo un consejo médico, sus padres, Janet y Ron, llevaron a los niños al hospital para someterlos a una circuncisión.
        Pero a la mañana siguiente recibieron una devastadora llamada telefónica. Bruce había sufrido un accidente.
        Los médicos habían utilizado una aguja cauterizadora en lugar de un bisturí, y el equipo eléctrico había tenido un problema que provocó un aumento en la corriente que quemó por completo el pene de Bruce.
        "No podría comprender lo que estaba escuchando", recuerda Janet Reimer."Creí que iban a utilizar un cuchillo. No sabía porqué habían utilizado electricidad".
        La operación de Brian fue cancelada y los Reimer llevaron a sus hijos a casa.

        ……………………………………………………………..

        Pasaron varios meses y los Reimer no tenían idea de qué hacer, hasta que conocieron a un hombre que cambiaría su vida, y la de los gemelos, para siempre. Era el doctor John Money un psicólogo especializado en cambios de género.
        El experto creía que no es tanto la biología la que determina si somos mujeres u hombres, sino la forma como somos criados.
        Janet Reimer llevó a Bruce a Baltimore para consultar al doctor Money.
        Para el experto, el caso presentaba la posibilidad de un experimento ideal: un niño que él pensaba que debía ser criado como el género opuesto, y que incluso contaba con su propio grupo de control, un gemelo idéntico.
        Si su teoría se confirmaba sería evidencia irrefutable de que la crianza podía invalidar a la biología. Además, el doctor Money creía realmente que Bruce tenía mejores posibilidades de ser feliz como mujer que como un hombre sin pene.
        En su experimento tomó como muestra a dos bebés gemelos varones llamados Bruce y Brian Reimer, en 1965, con el consentimiento de los padres, que debían guardar secreto del estudio.
        Así que Bruce, a los 17 meses de edad, se convirtió en Brenda. Y cuatro meses más tarde se llevó a cabo la primera fase quirúrgica de su tratamiento, una castración.

        Sexo

        Lo sometió a una operación de cirugía plástica para darle apariencia de mujer y dio instrucciones a los padres para que le trataran y educaran en todo como si fuera una niña.
        Teóricamente el experimento era perfecto: se partís de dos hermanos con idéntica herencia genética y con la educación distinta. Brian terminaría siendo un chico y Bruce o Brenda una chica. La condición de masculinidad o feminidad estaría determinada por la cultura y la educación y no por la biología.
        La ideología de género defiende que el ser hombre o mujer no depende de la distinta biología con vienen dotados, como los órganos genitales, sino por la cultura recibida en la familia y la escuela.
        La escritora francesa Simona de Beauvoir y el filósofo Jean-Paul Sartre, principal representante del existencialismo defendían que el ser humano tiene libertad, no naturaleza y cada puede hacer con su cuerpo lo que quiera.

        Experimento que mato a dos chicos
        Simona de Beauvoir

        Niños
        Jean Paul Sartre

        Al la vez el doctor Money se hacía llamar misionero del sexo y era defensor de los matrimonios abiertos y del sexo bisexual en grupo.
        Pero el experimento no siguió por los cauces previstos por el doctor y resultó un fracaso. Cuenta Janet, la madre de los gemelos, que antes de los dos años Brenda se reveló violentamente cuando fue a ponerle un vestido femenino. Janet decía: “Intentó arrancárselo, romperlo. Recuerdo que pensé: ¿Dios mío, sabe que es un chico y no quiere que le vista como una chica”.
        En una de esas sesiones anuales el doctor Money grabó que "la niña tiene muchas características de ‘marimacho’, una abundante energía física y un alto nivel de actividad y rebeldía. Y a menudo es la que domina en un grupo de niñas".
        Para 1975, cuando los niños tenían 9 años, el doctor Money publicó un estudio detallando sus observaciones. El experimento, dijo, había sido un éxito total.
        "Nadie más sabe que Brenda es la niña cuyo caso están leyendo en los medios. Su conducta es tan normal como la de cualquier niña y difiere claramente de la forma masculina como se comporta su hermano gemelo". "No hay ninguna señal que provoque sacar conjeturas contrarias", expresó el especialista.
        Sin embargo, cuando Brenda alcanzó la pubertad a los 13 años comenzó a mostrar sentimientos suicidas.
        "Pude ver que Brenda no era feliz como niña", recuerda Janet. "Era muy rebelde. Era muy masculina y no lograba persuadirla de que hiciera algo femenino. Brenda casi no tuvo amigos durante su infancia. Todos se burlaban de ella y la llamaban la mujer cavernícola". "Era una niña muy, muy sola", agrega.

        asesino

        Cuando Brenda fue a la escuela sintió atracción hacia las chicas y le acusaron de “tendencias lesbianas”, a pesar de las hormonas que le obligaban a tomar. A pesar de estas evidencias, el doctor Money difundía en los periódicos que el experimento era un éxito rotundo.
        Entre tanto, los gemelos estaban obligados a seguir una terapia psiquiátrica por el doctor Money en la que se les instaba a desvestirse y ver imágenes sexuales que degeneraron y traumatizaron gravemente a los dos gemelos. Junto a esta terapia tomaban un tratamiento de estrógenos.
        A los quince años Brenda intentó suicidarse destrozada por las interminables sesiones psiquiátricas y por la medicación.
        Ante esta situación los padres de Brenda optaron por no seguir consultando al doctor Money.
        Poco después hicieron algo que el psicólogo les había advertido que no hicieran: le dijeron a la niña que había nacido siendo niño.
        Semanas después Brenda eligió volverse David. Fue sometido a cirugía reconstructiva y eventualmente se casó.
        Aunque no pudo tener hijos, fue el feliz padrastro de los tres hijos de su esposa.
        Pero David no sabía que había sido inmortalizado en el mundo académico y científico como el protagonista del caso de John/Joan para reasignación de género.
        Y cuando se enteró no podía creer que se le presentara como un "caso exitoso" en los libros de texto médicos y psicológicos que lo ponían como ejemplo en los protocolos para tratar a hermafroditas y a personas que habían perdido el pene.
        Cuando cumplió 30 años David sufrió una crisis de depresión. Perdió su trabajo y se separó de su esposa.

        money

        En 2002 su hermano murió a causa de una sobredosis. Y dos años más tarde, cuando David tenía 38 años, la policía le informó a Janet y Ron que su hijo se había suicidado.
        Los casos como el de John/Joan -en donde un accidente fue la raíz del problema- son muy raros. Pero cuando se presenta un caso de los llamados"trastornos de desarrollo sexual" se deben tomar muchas decisiones sobre si se debe criar a un niño como hombre o mujer.
        "Ahora contamos con equipos multidisciplinarios bien entrenados, con varios profesionales involucrados, para poder tomar esa decisión", explica la doctora Polly Carmichael, experta del Hospital Great Ormond Street, en Londres. "Y los padres también están muy involucrados en este proceso de decisión".
        Según la experta, gracias a este proceso se ha ayudado a varios niños a crecer de forma exitosa para tener una vida feliz y satisfecha.
        En 2002 su hermano Brian, que sufría esquizofrenia, se suicidó y en 2004 David (antes Bruce y Brenda) se quitó la vida.
        Había dicho: “Daría cualquier cosa por que un hipnotizador lograra borrar todos los recuerdos de mi pasado. Es una tortura que no soporto. Lo que me hicieron en el cuerpo no es tan grave como lo que aquello provocó en mi mente”.
        En esto terminó el experimento médico que quiso demostrar la viabilidad de la ideología de género, el paso más radical del feminismo radical

        http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/11707508/Experimento-que-mato-a-dos-chicos.html




        John Money

        John Money

        Nombre de nacimiento
        John William Money

        Nacimiento
        8 de julio de 1921
        Bandera de Nueva Zelanda Morrinsville, Nueva Zelanda

        Fallecimiento
        7 de julio de 2006, 84 años
        Bandera de los Estados Unidos Towson, Estados Unidos

        Causa de muerte
        Enfermedad de Parkinson

        Nacionalidad
        Neozelandés

        Alma máter
        Universidad de Harvard yUniversidad Victoria en Wellington

        Ocupación
        Psicólogo, médico y sexólogo

        Empleador
        Universidad Johns Hopkins

        [editar datos en Wikidata]

        John Money (Morrinsville, Nueva Zelanda, 8 de julio de 1921Towson,Estados Unidos, 7 de julio de 2006) fue un psicólogo y médico neozelandés especializado en sexología emigrado a los Estados Unidos después de laSegunda Guerra Mundial.

        Muy cercano a Harry Benjamin, su influencia fue determinante en la tesis de la identidad de género y el tratamiento hormono-quirúrgico de latransexualidad.1 Su experimento de reasignación de sexo fracasó, culminando con el suicidio del paciente David Reimer.

        Índice

           [ocultar

        Biografía[editar]

        En 1944 se graduó en la Universidad Victoria de Wellington con una maestría en Psicología y otra en Educación. Trabajó en la Universidad de Otago en Dunedin pero en 1947 emigró a los Estados Unidos para estudiar psiquiatría en laUniversidad de Pittsburgh. En 1952 terminó su doctorado en la Universidad de Harvard. Desde 1951 hasta su muerte fue profesor de pediatría y psicología médica en la Universidad Johns Hopkins donde fue profesor de Louis Gooren.

        Money fue el primer miembro honorario de la Asociación Española de Sociedades de Sexología (AEES) y se ha propuesto que el premio de investigación de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS) lleve su nombre.

        En 1991 Eli Coleman publicó «John Money, a tribute» en el Journal of Psychology and Human Sexuality, volumen 4, número 2, con la biografía de John Money.

        En 2002 recibió la medalla Magnus Hirschfeld de la Sociedad alemana para la investigación científico-social en sexualidad.

        En 2009 Money publicó su autobiografía intitulada The thinking traveller, 1946-2003.

        Money falleció el 7 de julio de 2006, un día antes de cumplir los 85 años, en la ciudad de Towson, Maryland debido a las complicaciones que tuvo en razón de que padecía de la enfermedad de Parkinson.

        Obra[editar]

        John Money consagró su obra a defender la idea de la independencia radical del «habitus social» con respecto al sexo biológico. Consideraba preponderante el concepto de sexo de asignación y de crianza.1

        John Money fue quien trasladó el término «género» de las ciencias del lenguaje a las ciencias de la salud cuando estaba investigando problemas de hermafroditismo en el Departamento de psiquiatría y pediatría del hospital de la Universidad Johns Hopkins. Sus investigaciones en este campo revolucionaron los conocimientos que se tenían hasta el momento sobre el sexo.2

        Sus investigaciones se basaban en la observación de individuos portadores de anomalías sexuales congénitas. Se dedicó al estudio de las consecuencias del tratamiento médico de la cirugía de reconstrucción genital y al modo de educación adoptado (masculino o femenino).

        En oposición al determinismo biológico, para Money el comportamiento está regido por la educación como varón o mujer y no por el sexo biológico dado al nacer.

        Money consideraba el dimorfismo de respuestas ante los caracteres sexuales secundarios o como uno de los aspectos más universales de vínculo social.3

        El género social es dualista y codifica durante la infancia: la mitad del código es para lo femenino y la otra mitad para lo masculino. Un niño o una niña deben asimilar ambas mitades del código, cada uno identificándose con una y complementándose con la otra.

        Denominó complementación al proceso mediante el cual los adultos implantan en los niños, durante la crianza de sus hijos, las respuestas y las conductas complementarias a su propio género. Por ejemplo, cuando en la tradición familiar el padre baila con su hija mujer y la madre con su hijo varón.3

        Money describe un sistema de relaciones intersubjetivas con sus padres durante los tres primeros años de vida del niño que instituyen en el psiquismo de éste el sentimiento íntimo de ser nene o nena. A este sentimiento Money lo llamóidentidad de género.2

        Consideraba el proceso de identidad de género como erradicable, al igual que la adquisición del lenguaje de la lengua materna, que puede caer en desuso pero no puede ser ni erradicada ni desaprendida.3

        Al considerar el género, ligado al deseo, como más determinante que el determinismo genético del sexo genético, ligado a la anatomía, reactivó las controversias en la comunidad científica acerca de lo innato o adquirido. En la década de 1950este tema era de fundamental importancia para los que bregaban por despatologizar la homosexualidad.2

        Además de sus estudios sexológicos sobre los niños intersexuales, las fantasías sexuales, las parafilias y la pedofilia y de sus estudios sobre el género, es conocido también por el estudio del hermafroditismo y por su trabajo en la interacción de las hormonas y el desarrollo cognitivo, por ejemplo, problemas de lectura y de crecimiento como los de enanismo psicosocial y pubertad precoz, el síndrome de hyperplasia suprarrenal congénita en casos expuestos a andrógenos o el síndrome de insensibilidad a los andrógenos.

        Introdujo términos como orgasmo seco en el varón, disforia de género, cronofilia, mapa-de-amor (lovemap), mapa-del-género (gendermap), sexosofía, papel del género, travestofilia, principio de Adán, principio de Eva, identificación cruzada, cruce del género, ginemimesis y andromimesis.

        Formó parte del movimiento de liberación sexual de las décadas de 1960 y 1970.

        Sus posiciones personales sobre el ejercicio de la de sexualidad, en especial de las parafilias y la pedofilia, fueron muy controvertidas y criticadas.1

        Controversias[editar]

        El caso Reimer[editar]

        Durante su vida profesional, Money era respetado como un experto en el comportamiento sexual, sobre todo por su teoría de que el género es adquirido más que innato. Muchos años más tarde, sin embargo, se reveló que su caso más famoso que comprobaba su teoría fue en realidad un rotundo fracaso. El caso es el cambio de sexo de David Reimer, en lo que más tarde se conoció como el caso «John/Joan».4

        En 1966, una circuncisión mal realizada dejó a David Reimer (de 8 meses) sin pene. Basado en la recomendación de Money catorce meses después Reimer fue reasignado como mujer y a través de una operación son sus testículos removidos, y le fue creada una vulva, luego se le cambia el nombre a Brenda. Money recetó además el tratamiento hormonal que fue realizado también. Money le indicó a la familia que nunca le dijiesen sobre su cambio de sexo y que lo educaran como una niña normal, cosa que fue realizada por la familia. Money publicó una serie de artículos con informes de la reasignación como exitosa y la exhibió como la prueba irrefutable de su teoría.

        En 1997, Milton Diamond informó que la reasignación había sido todo un fracaso, que Reimer nunca se había identificado como femenino o comportado de una manera típicamente femenina, después de haber sido cambiado su sexo a femenino. A los 14 años, después de años de terapia y varios intentos de suicidio, Reimer fue informado de todo y decidió someterse a tratamientos de hormonas masculinas, adquirió un nombre masculino (David) cuando era un adolescente y se realizó cirugías que le permitieron volver a tener un pene.5 En 2002, el hermano gemelo de David, Brian, fue encontrado muerto por una sobredosis de los medicamentos utilizados para tratar la esquizofrenia. El 5 de mayo de 2004 David Reimer se suicidó.6 7

        Opiniones sobre pedofilia[editar]

        Commons-emblem-question book yellow.svg

        Este artículo o sección posee referencias, pero necesita más para complementar suverificabilidad.
        Puedes colaborar agregando referencias a fuentes fiables como se indica aquí. El material sin fuentes fiables podría ser cuestionado y eliminado.

        John Money fue crucial en los debates sobre cronofilias, incluyendo infantofilia, efebofilia y pedofilia. En su opinión, tanto los investigadores sexuales y el público no hacen distinciones entre pedofilia afectiva y la pedofilia sádica. Money creía que la pedofilia afectiva era sobre el amor y no el sexo.

        Si yo fuera a ver el caso de un niño de diez u once años que está intensamente y eróticamente atraído hacia un adulto de unos veinte o treinta años, si la relación es totalmente recíproca, así como la unión es realmente totalmente mutua … entonces yo no lo llamo enfermedad de ninguna manera.8

        Libros[editar]

        • Reading disability; progress and research needs in dyslexia. Baltimore, Johns Hopkins Press, 1962, OCLC 599250319
        • The disabled reader; education of the dyslexic child. John Money and Gilbert B Schiffman, Baltimore, Johns Hopkins Press, 1966, OCLC 182910
        • Sex errors of the body; dilemmas, education, counseling. Baltimore, Johns Hopkins Press, 1968, OCLC 422864
        • Transsexualism and sex reassignment. John Money and Richard Green, Baltimore, Johns Hopkins Press, 1969, OCLC 6866559
        • Sexual signatures: on being a man or a woman. John Money and Patricia Tucker, Boston, Little, Brown, 1975, ISBN 978-031-657-826-4
        • Adam en Eva in de maak: over man of vrouw zijn. John Money, Patricia Tucker and Fred de Borst, Amsterdan, Bakker, 1975, ISBN 978-906-019-359-4
        • A standardized road-map test of direction sense. San Rafael, California, Academic Therapy Publications, 1976, OCLC 7087989
        • Man and woman, boy and girl: the differentiation and dimorphism of gender identity from conception to maturity. John Money and Anke A Ehrhardt, Baltimore, Johns Hopkins University Press, 1972, ISBN 978-080-181-405-1
        • Handbook of sexology 1. John Money and H Musaph, Amsterdan/New York, Excerpta Médica, 1977,ISBN 978-902-192-104-4
        • Sexual signatures: on being a man or a woman. John Money and Patricia Tucker, Londres, Sphere Books, 1977, ISBN 978-034-912-381-3
        • Love and love sickness, the science of sex, gender difference and pair-bonding. Baltimore, Johns Hopkins University Press, 1980, ISBN 978-080-182-318-3
        • Desarrollo de la sexualidad humana, diferenciación y dimorfismo de la identidad de género desde de la concepción hasta la madurez. John Money y Anke Ehrhardt, Madrid, Morata, 1982,ISBN 978-847-112-205-6
        • The destroying angel: sex, fitness and food in the legacy of degeneracy theory; graham crackers, Kellogg’s corn flakes and American health history. Buffalo, New York, Prometheus Books, 1985, ISBN 978-087-975-277-4
        • Venuses penuses: sexology, sexosophy and exigency theory. Buffalo, New York, Prometheus Books, 1986, ISBN 978-087-975-327-6
        • Lovemaps: clinical concepts of sexual/erotic health and pathology, paraphilia, and gender transposition in childhood, adolescence, and maturity. New York, Irvington, 1986, ISBN 978-082-901-589-8
        • Handbook of sexology 6. The pharmacology and endocrinology of sexual function. John Money, J M Sitsen and Michael E Perry, Amsterdan, Elsevier, 1988, ISBN 978-044-490-460-7
        • The pharmacology and endocrinology of sexual function. John Money and J M A Sitsen, Amsterdan, Elsevier, 1988, ISBN 978-044-490-460-7
        • Vandalized lovemaps: paraphilic outcome of seven cases in pediatric sexology. John Money and Margaret Lamacz, Buffalo, New Jersey, Prometheus Books, 1989, ISBN 978-087-975-513-3
        • Handbook of sexology 2, Genetics, hormones and behavior. John Money, H Musaph and M E Perry, Amsterdan, Elsevier, 1990, ISBN 978-044-400-280-8
        • Handbook of sexology 3, Procreation and parenthood. John Money, H Musaph and M E Perry, Amsterdan, Elsevier, 1990, ISBN 978-044-400-281-5
        • The breathless orgasm: a lovemap biography of asphyxiophilia. John Money, Gordon Wainwright and David Hingsburger, Buffalo, New York, Prometheus Books, 1991, ISBN 978-087-975-664-2
        • The Kaspar Hauser syndrome of psychosocial dwarfism: deficient statural, intellectual, and social growth induced by child abuse. Buffalo, New York, Prometheus Books, 1992, ISBN 978-087-975-754-0
        • Reinterpreting the unspeakable: human sexuality 2000, the complete interviewer and clinical biographer, exigency theory and sexology for the Third Millennium. New York, Continuum, 1994,ISBN 978-082-640-651-4
        • Principles of developmental sexology. New York, Continuum, 1997, ISBN 978-082-641-026-9
        • Sin, science, and the sex police: essays on sexology and sexosophy. Amherst, New York, Prometheus Books, 1998, ISBN 978-157-392-253-1
        • The lovemap guidebook: a definitive statement. New York, Continuum, 1999, 978-082-641-203-4
        • Errores sexuales del cuerpo y síndromes relacionados: una guía para el asesoramiento de niños, adolescentes y sus familias. Buenos Aires, Editorial Biblos, 2002, ISBN 978-950-786-322-6
        • The thinking traveller, 1946-2003. Baltimore, Md. John Money, 2003, ISBN 978-141-403-493-5
        • Au coeur de nos reveries erotiques: cartes affectives, fantasmes sexuels et perversions. París, Payot, 2004, OCLC 55010713

        Referencias[editar]

        1. Saltar a:a b c Frignet, Henry (2003). El transexualismo. Buenos Aires, Nueva Visión, traducción de Horacio Pons. ISBN 950-602-454-5.
        2. Saltar a:a b c Emilce Dio Bleichmar (1996). «Feminidad/masculinidad. Resistencias en el psicoanálisis al concepto de género». Género, psicoanálisis y subjetividad. Buenos Aires: Paidós. p. 100. ISBN 950-12-4192-0.
        3. Saltar a:a b c John Money (1988). Gay, Straight and in Between. Oxford University Press. ISBN 9780195054071.
        4. Volver arriba↑ John Colapinto, As Nature made him: the Boy who was raised as a Girl, Harper Collins Publishers 2001, ISBN 0-06-019211-9.
        5. Volver arriba↑ John Colapinto (11 de diciembre de 1997). «The True Story of Jhon/Joan 1» (en inglés). revista The Rolling Stones. pp. 54–77. Texto «publicación » ignorado (ayuda)
        6. Volver arriba↑ Dr Money and the Boy with No Penis
        7. Volver arriba↑ Keith K. Schillo, Nature or Nurture, The Case of the Boy Who Became a Girl.
        8. Volver arriba↑ Interview: John Money. PAIDIKA: The Journal of Paedophilia, Spring 1991, vol. 2, no. 3, p. 5.

         

        http://es.wikipedia.org/wiki/John_Money

        Anuncios
        1. SE TU: ARGUMENTO CONTRA LA IDEOLOGIA DE GENERO Y EL LOBY GAY
          Nosotros devenimos de un proceso físico, químico y biológico y la ciencia a senteciado: en la ciencia nada es por azar. Todo tiene un porque lógico y racional.
          LO CORRECTO DESDE EL PUNTO DE VISTA RACIONAL ES QUE LOS HOMBRES SEAN HOMBRE Y LA MUEJERES SE COMPORTEN COMO TALES, SINO ENTIENDEN ESTO ES PORQUE ESTAN MUY SUMERJIDOS EN LAS EMOCIONES TAN PROFUNDAMENTE QUE NO ESCUCHAN YA RAZONES Y EL PROBLEMA DE ESO ES QUE LAS EMOCIOENS NO PIESAN NI RAZONAN. LA RAZON SI, DISIERNE, PIENSA, DISEÑA, PROYECTA, REASEGURA LA SUPERVIVENCIA.
          Aristoteles ha dicho “que nos juntemos en ciudades y determinemos leyes por nuestra razón es lo que no hace hombres”, por ende la antitesis de eso seria locura que ocurre cuando los humanos determinan leyes por las emociones y los sentimientos como el casamiento y la adpción gay. La atración homosexual no tienen razon de ser, no es reproducitva que es en la primera razon de la unión masculina-femenina. Esas leyes un signo de enfermedad mental social, la emocion esta ganadondole terreno a la razon: locura. Las emociones se moldean y se educan y se las pone a la orden de la razón porque ellas no piensan ni tiene voluntad propia y la razón si.
          Meditemos esto: Jesus vino por la obejas perdidas de Israel, o sea gente con buena pasta y asi y todo se tuvo la necesidad de la gigantesca empresa de hacer que el hijo de Dios venga a la tierra a decirles “tu eres bueno, se tu, escucha tu naturaleza. porque estas perdido haciendo el mal. ” Es decir se nace y se hace y eso hace la unidad del ser, y uno debe hacerse de acuerdo a su ya existente naturaleza que uno no elige sino que ya vino con uno y es uno mismo, tanto interna como externamente. Los niños que se pierden en la naturaleza y sobreviven cuidado por animales todos tiene un caracter animalesco, ninguno aprendio hablar ni buenos modales por si solo por mas inteligente que fueran… se nace y se hace sino se pierde… decirle a un niño cuando su cererbo debe ser formado hacia todo lo racional: “si quieres podes ser mujer” es enloquecerlo, destruirlo y destruir la sociendad. Cuando Dios el dice a toda la masa “no seas homsexual” lo hace para que todo forme a la masa hacia la heterosexualidad, para que los gay sean lo menor posible, darle el visto bueno social a lo gay hara que existen muhco mas homosexules.
          La teoria de genero donde cada uno elije su sexualidad independientemte de haver nacido hombre o mujer es IRRACIONAL, ilogico, artificial y diabólica (porque el diablo vino a matar a robar y a destruir la obra de Dios por mas que dore su discurso y diga su versiòn de los hechos, el es el último director del loby gay luego de los iluminatis.
          El hombre debe escuchar su naturaleza de hombre y ser el: Hombre, y no escuchar voces foraneas y antinaturales que le quieren hacer creer que es del otro género, darle alas a eso es enloquecer la sociedad. Y en todo caso si fue vencido y no puede salir de donde cayo que viva su homosexualiad con discecion y con culpa y humildad no con orguyo gay… Todos priorisan el ego por sobre Dios, y eso es justamente lo que quiere el diablo…
          Un hombre encontró en el campo un huevo de alcon Y lo puso entre los huevo de una gallina a los dias nacieron los pollitos y el también, y poco a poco comezó a imitarlos picoteando el piso buscando gusanos y semillas, pero cuando ya emplumó el hombre lo llevo a la cima de una montaña y le dijo largandolo al aire: SE TU.
          Si se debe evitar el buying a los niños con tendecia gay pero de ahí a decirles a todos “esta bien ser gay” es un error, se debe evitar una cosa sin fomentar la otra, aplicar figurativamete un poco de cintura mental y no hacer todos lo zapatos del mismo número y no dejarse engañar con falacias que en el fondo solo quieren una cosa: destruir.
          Y Jesus es el camino, la verdad y la vida y dijo que no vino abolir la ley sino a darle cumplimiento y la ley es clara con respecto a lo homosexual, tambien dijo que quien los rechase a ustedes me rechasa a Mi y a Quien me envió y Pablo tambien fue muy claro con respecto al fin de los homosexuales asi que no se engañen y usen la luz para destruir el loby gay y su sieniestro plan de homosexualisar el mundo para hacer que la protección de Dios se retire y asi poder destruirlo; NO, VIVA LA LA VIDA Y EL ORDEN NATURAL.
          CRISTOREY Y VIVA DIOS PADRE YAVE
          Pd: Y nunca hostiguen a un homosexual solo por serlo porque muy probablemte en la siguiente vida seras homosexual.
          (este texto fue canalisado por un ex-homosexual que todos los dias tiene que luchar con esto)
          DIOS LOS BENDIGA

        Responder

        Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

        Logo de WordPress.com

        Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

        Imagen de Twitter

        Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

        Foto de Facebook

        Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

        Google+ photo

        Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

        Conectando a %s

        A %d blogueros les gusta esto: