La Inquisición ofrecía mas garantías juridicas que los JVM

EL SUPUESTO EXPOLIO DE ORO AMERICANO POR LA ESPAÑA IM PERIAL

In Historia on 21 marzo, 2016 at 16:25

Cartas desde Colombia: “Nos robaron el oro”

 

CartasColombiaOroRobaron

Mina de oro en Colombia.

Mina de oro en Colombia.

Carlos Arturo Calderón Muñoz.- “Nos robaron el oro”. Esa es la excusa por antonomasia de todos los que en la América española justifican su atraso parasitario con la caricaturesca distorsión del pasado. Lo que fuera una de las tantas piezas de la maquinaria de propaganda negra creada por potencias adversas, pasó de ser la entretenida historia de ficción de las imprentas enemigas a una realidad de piedra creída por los americanos y, desgraciadamente, los hermanos españoles.

A tal punto ha llegado la ignominia, que aquel que esto escribe ha tenido que ver como en un evento carente de pugnas históricas, como es el Festival Internacional del Humor, realizado en Bogotá, Colombia, algún humorista español se ha disculpado con el público por lo mal que se habían portado sus compatriotas con este pueblo.

Dejando atrás el repudio que aún causa en mí el recuerdo de ese bochornoso momento, tengo que traer a los inconmovibles números para que desmonten la tergiversación creada en la época de los imperios y mantenida en el tiempo de las democracias. Se suele argumentar que el subdesarrollo de este continente se debe a las gigantescas cantidades de metales preciosos extraídos del subsuelo americano por España, para luego llevarlos a los mercados del mundo. En síntesis, la lógica de la ecuación es que la riqueza fue transferida de América a España, algo sostenido por intelectuales de izquierda de la región, como el ya fallecido Eduardo Galeano.

Los cálculos hechos hasta la fecha estiman que entre el siglo XVI y XVII, más exactamente entre los años 1503 y 1660, a España llegaron unas 185 toneladas de oro y en trescientos años de presencia española en el “Nuevo Mundo” unas 80.000 toneladas de plata. Esas cifras en sí mismas no nos dicen nada, aunque sin duda aquellos que usan esa rara palabra (Latinoamérica), pondrán el grito en el cielo y creerán con más vehemencia que nunca en su posición. Sin embargo, es imperativo decir que esas cantidades le darían risa a cualquier multinacional minera del siglo XXI.

En 2014 la hermana república del Perú extrajo la “irrisoria” cantidad de 171 toneladas de oro. Es decir que solo el Perú produce por sí mismo en poco más un año, lo que España en casi doscientos de explotación minera en todos sus territorios Americanos. Si a eso le sumamos que en ese mismo año México produjo 110.4 toneladas, Argentina 60, Chile 44.5, Colombia 43.6, Venezuela 22.7, Ecuador 15.3, Nicaragua 6.8, Bolivia 6.6, Guatemala 6.2 y Honduras 3, nos encontramos con las sorprendente cifra de 519.6 toneladas de oro extraídas, en míseros 365 días, de los territorios de la América Hispánica. Por cierto, gracias a las aventuras dinásticas de la casa de Austria, Brasil también fue parte del Imperio español entre 1580 y 1640. Así que si gustan, pueden agregar a ese número las 90.5 toneladas que Brasil extrajo ese mismo 2014.

En lo que a plata se refiere, actualmente entre los 20 países con mayor producción de este metal en el mundo, hay 7 naciones derivadas del Imperio. Estas son México, Perú, Chile, Bolivia, Argentina, Guatemala y República Dominicana. Las cuales produjeron en 2014 más de 13,300 toneladas de plata; seis años de la actual producción americana, equivalen a 300 de la época imperial.

La compañía AngloGold Ashanti explota el yacimiento de oro más importante de Colombia

La compañía AngloGold Ashanti explota el yacimiento de oro más importante de Colombia

Pero estamos hablando de naciones, nunca podríamos imaginarnos que fuerzas privadas tuvieran tal poder ¿Verdad? En realidad, en el año en el que Alemania le hizo olvidar el maracanazo a los brasileros, con 7 bellos regalos, la multinacional minera Barrick Gold produjo más oro que el mismo Perú, con una exorbitante cifra de 194.4 toneladas. Le siguen Newmont Mining con 150,7, AngloGold Ashanti con 138 y para abreviar, podemos decir que la décima compañía minera del mundo, Sybanye Gold, produjo 49,4 toneladas de oro, cifra mayor a la de países como Chile y Colombia.

¿Qué nos dicen todos esos datos? Pues que las monstruosas cantidades de riquezas robadas por los malvados españoles, con las cuales se podrían construir ciudades enteras hechas de oro puro y pavimentar todos los caminos hacia Roma con plata; esas fortunas ganadas a costa de los océanos de sangre indígena vertidos por toda América… En realidad, no son más que una insignificante proporción de lo que hoy produce un país modesto. Es más, ni siquiera se requiere de todo un Estado, empresas privadas actuales no sólo superan la cantidad extraída por el Imperio Español de la época, sino que en muchas ocasiones logran opacar la producción de naciones enteras hoy en día.

Esto nos lleva a develar la que tal vez sea la realidad económica fundamental, la fuente de la riqueza es el trabajo. La capacidad de transformación de la realidad, a través de los esfuerzos y habilidades propias, es la que genera el progreso. Entre mejor sea el desempeño colectivo mejor será el producto general, es decir, la sociedad. Desgraciadamente la codicia hace parte de la realidad humana y estos generadores de “riqueza rápida” en realidad son agentes corruptores, que si no son controlados terminan por diluir a la fuerza de trabajo.

Estas tierras no sólo han sido maldecidas con oro y plata, además hemos nacido en territorios llenos de esmeraldas, cobre, coltán, petróleo, coca y mucho más. A pesar de tener tan soberbios recursos a nuestra disposición, no hemos sabido aprovecharlos por pura y física flojera. El petróleo no se puede beber, el oro no se come. Cuando el consumismo aumenta la producción de lo fundamental se descuida, el hedonismo reemplaza a la tradición y el goce sensual sustituye la satisfacción de lo que se gana con el sacrificio.

Cultivo de drogas en Colombia.

Cultivo de drogas en Colombia.

En Colombia muchos sueñan con ser traquetos (capos de la droga) y las niñas buscan ponerse tetas (implantes mamarios) para ser las consentidas de un traqueto o simplemente prostituirse al mejor postor. Obviamente los sueños de ilegalidad no los tienen todos los ciudadanos, pero una gran parte de la población vive bajo el efecto de esta droga facilista, en la que el catalizador del estimulante es el último celular, la canción más depravada y el trabajo en el que menos se haga pero más se gane. Como toda droga, cuando la realidad retoma los bastiones de la percepción se siente dolor y asco por la insatisfacción que deja el vacío post-alucinógeno.

La tendencia de los átomos es la de acercarse al placer y alejarse del dolor, es mucho más fácil no tener que enfrentar la molestia causada por la culpa y proyectarla hacia alguien más. Mucho mejor si ese enemigo es un fantasma inofensivo que no podrá contraatacar. La evidencia clara de este argumento nos la da el comportamiento de esas masas con respecto al actual y real saqueo de las riquezas naturales.

En un ejemplo local, la ya mencionada AngloGold Ashanti ha creado un caos en la ecología colombiana. A través de manejos corruptos ha comprado a funcionarios del Estado, quienes le han concedido autorizaciones para desarrollar su negocio en parques naturales, páramos y nacederos de agua. Esta multinacional está extrayendo cantidades gigantescas de oro (realmente gigantescas) en pleno 2016 mientras destruye el ecosistema.

El caso más destacado de esta depredación se muestra en Cajamarca, Tolima. En donde el proyecto la Colosa ya afecta a más de 161 nacimientos de agua, le arrebata el suministro hídrico a varios municipios y amenaza con contaminar el agua utilizada para regar la despensa agrícola de Colombia. Como es de esperarse en estas repúblicas bananeras, los dineros ganados se irán a paraísos fiscales como las Islas Vírgenes Británicas y las pocas migajas que dejarán en regalías e impuestos, no alcanzarán sino para llenar las arcas de los corruptos de turno. Por un poco de oro estamos entregando nuestra agua y nuestra comida, nuestra vida.

Como colombiano que ha estado presente en manifestaciones y eventos en contra de esta multinacional, les puedo decir que no he visto la más mínima fracción de aquellos que todos los días se quejan de lo “robado por España”, hacer algo para enfrentarse a los pulpos que nos están atacando. No para defender ese metal, sino para proteger las bases de nuestra supervivencia.

Los mismos que escupen odio a mi cara por sentirme orgulloso de mi madre, España, son los que deliberadamente ignoran los peligros reales que afrontamos hoy. No les interesa el oro, su país, sus antepasados, la sangre que les recorre o nada que no sea la autosatisfacción y la evasión de sus propias responsabilidades.

A todos mis hermanos en España les digo, ustedes no son responsables del atraso de nadie; no están obligados a reparar a nadie por nada. Todo aquél que les hable de saqueo, sólo quiere aprovechar los beneficios de lo que han logrado con su trabajo.

Si España cae, no va a ser por culpa del Sionismo, de los ingleses, de la inmigración tercermundista, de los banqueros o del hada de los dientes. No somos como ellos, no justificaremos nuestra tragedia en las acciones de terceros; si España cae será únicamente nuestra culpa, por haber mirado para otro lado cuando teníamos que luchar, por estar quejándonos cuando teníamos que trabajar.

España no es rica por el “oro robado”, lo es por el sacrificio milenario que se pierde en los albores del tiempo y que ha llegado a nuestros días. Lo es por los dos siglos de lucha contra Roma, por los ochocientos años reconquistando su tierra, por salvar a Europa del Islam, por explorar hasta el último confín del universo, por vencer antes que nadie a la insurrección comunista, en fin, es grande por ser “cuna de gloria, valentía y blasón”, como dice la bella canción que tan magistralmente interpretaba Manolo Escobar.

Somos los únicos responsables de nuestro destino, en las Américas o en Europa. El verdadero tesoro de España, uno mucho más valioso que todo el oro del mundo, ha sido su sangre. Ya es hora de hacer que vuelva a hervir, para que con su propagación fecunde las semillas de una nueva España, de una nueva edad dorada Europea.

*Desde San Bonifacio de Ibagué, Colombia.

http://www.alertadigital.com/2016/03/16/cartas-desde-colombia-nos-robaron-el-oro/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: