La Inquisición ofrecía mas garantías juridicas que los JVM

ALFONSO GUERRA A LAS FEMINAZIS DEL PSOE: “De ahí a que una mujer que diga ‘yo soy maltratada’, y todo el mundo de rodillas, oiga pues no”

In Casos sangrantes, Corrupcion feminazi, Denuncias falsas, Historia, Legislacion, OTROS on 29 agosto, 2016 at 0:28

guerra1

“No hay que arrodillarse ante toda la que se diga maltratada”

Madrid 13 JUN 2008


 

 El respeto del PSOE hacia quien fue su vicesecretario general, Alfonso Guerra, se puso ayer a prueba tras unas declaraciones que hizo a Telemadrid sobre violencia machista. “Una mujer que es maltratada por el marido es un drama terrible y al marido hay que condenarlo con todas las de la ley. Pero pasar de ahí a que una mujer que diga ‘yo soy maltratada’, y todo el mundo de rodillas, oiga pues no”.

Sus palabras no gustaron, pero sus compañeros de partido le defendieron, porque, de momento, en el PSOE prima el deseo de mantener la unidad interna. El PP las consideró “deplorables” y como no pueden pedir explicaciones a un diputado, como es Alfonso Guerra, interpelarán en el Congreso a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. Para rizar el rizo, la ministra tendrá que dar explicaciones de lo que ha dicho Guerra a pesar de que éste se mofó de que ella saludara “a los miembros y miembras” de la comisión del Congreso en la que compareció esta semana. “Si las élites quieren imponer a la sociedad que diga miembras, están perdiendo y haciendo perder el tiempo”.

La polémica declaración de Guerra venía a cuento por los avatares de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, víctima, a su juicio, “del buenismo”, de la sociedad ante el maltrato a las mujeres. Casas aconsejó a una mujer sobre la custodia de su hija, tras ser presentada como víctima de malos tratos, sin saber que presuntamente había asesinado a su marido.

Las dirigentes socialistas consultadas intentaron evitar la crítica a Guerra, “Alfonso ha dejado clara su condena total de la violencia”, señaló Carmen Montón, portavoz de Igualdad. “No podemos desviarnos del problema de fondo por situaciones minoritarias de falsas denunciantes; lo relevante es la violencia contra las mujeres, que Alfonso naturalmente condena”, dijo la portavoz adjunta del Grupo Socialista, Mariví Monteserín. “Las falsas denuncias, condenables y perseguibles, son minoritarias”, remachó.


 

Otras y otros parlamentarios, que conocieron las declaraciones al finalizar el pleno del Congreso, mostraron preocupación por el alcance y la difusión de estas apreciaciones que considaron inconvenientes, pero sólo en privado.

Pero la polémica no terminaba. Posteriormente en Onda Cero condenó la violencia contra las mujeres, pero denunció a “la agrupación radical feminista que manipula las cosas”.

Pocas horas después el PP salió a la palestra para declarar “deplorables” las apreciaciones de Guerra al “frivolizar” sobre la violencia machista. La diputada del PP Eva Durán exige a la ministra de Igualdad “que pida disculpas” por lo que ha dicho Guerra, quien matizó que no es feminista ni misógino. “A mí me encantan las mujeres”. El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, reaccionó acusando al PP de “ir directamente a tratar de desgastar la figura política” de la ministra Aído.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2008

http://elpais.com/diario/2008/06/13/sociedad/1213308006_850215.html



 

Guerra: “Parece que si una mujer dice que ha sido maltratada siempre hay que arrodillarse”

2008-06-12

guerra2

(Libertad Digital) Alfonso Guerra comentó la actualidad en el programa matinal de Telemadrid, El círculo a primera hora. El ex vicepresidente del Gobierno, al hablar del escándalo protagonizado por María Emilia Casas, consideró que la presidenta del Constitucional “ha sido víctima del buenismo que vive la sociedad española en algunos temas, Parece que cuando una mujer dice que ha sido maltratada todo nos tenemos que poner de rodillas”. Sobre las ocurrencias léxicas de Aído, dijo que “si una elite quiere imponer” a la sociedad que se diga “miembra”, está “perdiendo el tiempo, y haciéndoselo perder a los demás”.
El actual presidente de la Comisión Constitucional del Congreso se ha desmarcado del discurso de la izquierda, que en buena parte ya ha asumido el PP, en relación con la violencia doméstica. En relación con el escándalo de María Emilia Casas cree que “ha sido víctima del buenismo que vive la sociedad española en algunos temas”. Tras subrayar el grave problema que tiene la sociedad española con la violencia doméstica, matizó que “parece que cuando una mujer dice que ha sido maltratada todos nos tenemos que poner de rodillas y pensar que en estos casos siempre hay que estar a favor sin desconfiar”.
También habló de la “miembra” Aído. El dirigente socialista ha subrayado que a la lengua “hay que dejarla vivir sola” y que es “un error garrafal” tanto prohibir su uso como “potenciar que se hable”. “¿Vamos a decir ‘miembra’? Vale, ¿cómo decimos? ¿el portavoz, la ‘portavoza’?, se ha preguntado Guerra quien ha recordado que la RAE “no cambia nada” sino que “recoge lo que habla la gente”. “Que yo sepa, no se dice ‘miembra’ en la sociedad española”, ha apostillado.
Alfonso Guerra también se refirió al parón de los transportistas, por la subida del gasóleo: “Esto no es una huelga, es un conflicto empresarial. El derecho a huelga es de los trabajadores frente a la empresa, pero aquí son los empresarios los que se están manifestando. Y cuando además se pasa a la violencia, es un delito grave. El Gobierno, por tanto, ha tenido que reaccionar. No se le está escapando de las manos. Dentro de dos días no nos acordaremos de esto”.
En este sentido habló de la necesidad de una Ley de huelga, pero explicó que “40 años viviendo sin libertad han creado cierta mala conciencia a la hora de intervenir de forma represiva, a lo que tiene derecho un Estado para defender a los ciudadanos” y añadió que “el día que todo el mundo tenga una actitud realmente responsable y el derecho a huelga no sea un paso más que pueda paralizar el trabajo, se hará una Ley de huelga. Por exigir un plus de 100 euros no se puede dejar a un país paralizado”.
También ha criticado la poca intervención de los sindicatos. “A los sindicatos se les ha estado debilitando desde los sectores políticos y económicos. Les han dado fuerte, no sólo en España sino en toda Europa, y los han querido quitar de en medio en toda negociación. Y ahora dicen que dónde están. Se ha cometido un grave error al debilitar a los sindicatos porque son una válvula de regulación. Los sindicatos están para que no haya elementos antisistema en las reclamaciones legítimas”, comentó Guerra.
En cuanto a las acusaciones de la oposición de que el Gobierno no ha sabido prever la situación, Alfonso Guerra señaló que “es una paradoja que el PP, que se considera el adalid del liberalismo, pida intervencionismo”. obre la situación de Rajoy dentro del PP, Alfonso Guerra recordó que “resistir es vencer”. “Dicen que no pueden hacer nada en el Congreso contra él pero que quieren debilitarlo en los próximos tres años, pero el que tiene las bridas del carro tiene más fuerza que el que está corriendo al lado”. Del alcalde de Madrid dijo que “Gallardón representa la derecha normalizada que no existe en otros sectores del PP”.



guerra5
ES EL PRESIDENTE DE LA COMISIÓN CONSTITUCIONAL

Guerra: porque una mujer ‘diga’ que es maltratada no hay que ponerse de rodillas

Actualizado jueves 12/06/2008 21:05 (CET)
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra
EFE

MADRID.- El presidente de la comisión constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, ha afirmado que “una mujer que es maltratada por el marido es un drama terrible y al marido hay que condenarlo con todas las de la ley, pero pasar de ahí a que una mujer que diga ‘yo soy maltratada’, ya todo el mundo de rodillas, oiga pues no“.

En declaraciones a Telemadrid, Guerra ha hecho este comentario al hilo del respaldo del Tribunal Constitucional a su presidenta tras sus explicaciones sobre la conversación que mantuvo con una abogada que el mes pasado fue detenida y acusada de incitar el asesinato de su ex marido, y ha considerado que María Emilia Casas “ha sido víctima del ‘buenismo’ en que hoy vive la sociedad” respecto a las mujeres maltratadas.

Sobre si Casas debe seguir en el cargo, Guerra ha recalcado que se trata de una decisión personal, y que tan correcto es que presentara su dimisión por razones estéticas “aún habiendo estado en una corrección total”, como considerar que su intención era absolutamente positiva por lo que “no empaña su función”.

También ha opinado sobre la propuesta de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, de incluir la palabra “miembra” en el diccionario de la Real Academia (RAE), después de que utilizara este término en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados.

El dirigente socialista ha subrayado que a la lengua “hay que dejarla vivir sola” y que es “un error garrafal” tanto prohibir su uso como “potenciar que se hable”.

“¿Vamos a decir ‘miembra’? Vale, ¿cómo decimos? ¿el portavoz, la ‘portavoza’?, se ha preguntado Guerra quien ha recordado que la RAE “no cambia nada” sino que “recoge lo que habla la gente”. “Que yo sepa, no se dice ‘miembra’ en la sociedad española”, ha apostillado.

“Si una elite quiere imponer” a la sociedad que se diga miembra, está “perdiendo el tiempo, y haciéndoselo perder a los demás”,opinó.

Por último y preguntado por el hecho de que el vicepresidente económico hablara el miércoles por primera vez en el Congreso de “crisis” al abordar la situación económica, Guerra ha recordado que a Pedro Solbes “no se le escapa nada”.

“Como me dijo una vez un anciano cantaor de flamenco, el ministro de Economía habla ‘pa dentro'”, ha señalado.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/12/espana/1213262879.html



guerra3



Pero como ocurre siempre, hay un tonto, una sabandija y un imbécil, el típico tonto últil que goza con ver pisotear los derechos de los demás y que le hace el juego a las del cuento del maltrato, a la vez que se  echa hipócritamente las manos a la cabeza por la obviedad y lucidez que por una vez manifiestan nuestros políticos, en este caso Guerra.

 

El rastrero de turno se llamaba, para la ocasion, ANTONIO CID DE RIVERA.
Merece la pena, aunque sólo sea para provocar arcadas, leer la sarta de tonterías de este falso Robin Hood de las féminas. No sin después dejar de visionar un programa reciente de tv. donde un hombre es sacado de su casa, esposado, detenido y llevado a comisaría, todo ello ante la atenta cámara de tv, sin orden judicial y sin motivo alguno de detención, y por supuesto ILEGALMENTE. A éstas canalladas son a las que suponemos se refería sin duda Alfonso Guerra.


guerra4

Guerra y las mujeres

Guerra y las mujeres

ESTA semana ha dicho Alfonso Guerra que él no es ni feminista ni misógino, que le encantan las mujeres. El comentario ha venido a matizar otras polémicas declaraciones anteriores en las que ha indicado que «una mujer que sea maltratada por su marido es un drama terrible y al marido hay que condenarlo con todas la de la ley, pero pasar de ahí a que una mujer que diga ‘yo soy una maltratada’, todo el mundo a arrodillarse, oiga pues no».

¿Desafortunadas? Sinceramente sí. Lo primero es una gracieta machista para dar por sentado precisamente lo contrario. Alfonso Guerra es un provocador nato y dice cosas que no son políticamente correctas buscando ese efecto. Sin embargo, su referencia al maltrato resulta un comentario frívolo que no debe aceptarse, por mucho que se le consientan y alaben otros en parcelas muy diferentes.

El vicesecretario general del PSOE, cargo que ostenta en la actualidad, estaba criticando el comportamiento de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, quien a su juicio ha sido víctima «del buenismo» de nuestra sociedad ante el maltrato a las mujeres. Casas ha sido noticia estos días por haber aconsejado a una mujer sobre la custodia de su hija, la cual se presentó ante ella como víctima de malos tratos, sin saber que estaba siendo investigada por el presunto asesinato de su esposo.

O sea, que según Guerra en nuestra sociedad algunos somos tan tontos que es oír hablar de maltrato y sobra todo lo demás. Mire, siempre habrá quien mienta y trate de engañar, pero no por ello se debe cuestionar todo lo demás.

La violencia de género o doméstica, me da igual la denominación que se le quiera dar, es un cáncer de nuestra sociedad y deberíamos estar avergonzados sólo por el hecho de que exista, no digo ya si encima se justifica. Hacer bromas sobre este drama o poner en evidencia que en alguna ocasión se exageran determinados comportamientos o se denuncian falsamente, supone darle alas a quien todavía en nuestro país sigue pensando que una bofetada o un desprecio reiterado a una mujer pueden llegar a ser normales.

Nunca he visto a una víctima de la violencia de su pareja que se quiera aprovechar de su situación, más bien lo contrario, he conocido a algunas que lo han llevado oculto siempre, sin mostrar un ápice de su vida privada por miedo tanto a su maltratador como al rechazo social.

Lo sorprendente en este caso es el comportamiento del Partido Socialista. Sus dirigentes, incluidas mujeres que ostentan cargos de responsabilidad en el campo de la igualdad, han cerrado filas en torno a quien fuera vicepresidente del Gobierno y han defendido que Alfonso Guerra siempre ha condenado el maltrato a las mujeres. Estaría bueno. Llega a ser Aznar o Zaplana, pongamos por caso, quienes hacen el comentario aludido, y directamente piden su cabeza, acusándoles, cuanto menos, de machistas e insensibles.

Bibiana Aído

El PP ha calificado las palabras de Alfonso Guerra de «deplorables» y van a interpelar a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en el Congreso, dado que no pueden hacerlo con él al ser un simple diputado. La comparecencia no deja de tener guasa pues Guerra se ha mofado estos días de la ministra de su partido cuando ésta ha saludado a los «miembros y miembras» de la comisión del Congreso en la que ha comparecido, comentario que le ha valido incluso para sugerir a la Real Academia de la Lengua Española que pueda tomar en consideración el matiz sexual de la palabra.

«Si las élites quieren imponer a la sociedad que diga miembras, están perdiendo y haciendo perder el tiempo», ha sentenciado Alfonso Guerra esta vez con toda la razón. Y es que no se pueden confundir las cosas. La igualdad no tiene nada que ver con el lenguaje si éste se usa correctamente. No por decir «miembras» en lugar de «miembros» se es más justo, y encima lo que se consigue es desviar la atención y perder el tiempo en discutir matices nada relevantes.

A la ministra Aído le tocará ahora la difícil tarea defender lo indefendible en el Congreso, puesto que nunca dirá en público que Alfonso Guerra se equivocó, si acaso admitirá que no se le interpretó correctamente. Avatares de la vida que una mujer, ministra de Igualdad, ante ahora en estos menesteres.

acid@hoy.es



 

Si algún día este pánfilo desnortado e hipócrita, que ve “igualdades” donde sólo hay discriminación sexista, anulación del Estado de Derecho, supresión del principio de igualdad ante la ley que pregonaba (para nada) el art. 14 de la Constitución, inversión de la carga de la prueba y por tanto supresión para los varones (sólo para ellos, claro) del principio procesal moderno de la presunción de inocencia, y en fin la generalización abusiva de la detención preventiva, sin que siquiera exista ya ni se necesite la simple denuncia falsa previa, es decir, lo que ya advertía Guerra de que porque una mujer diga que es maltratada, ya todo el mundo de rodillas (el ex marido, el expareja, Guardia Civil, los Geos, la policía y la biblia en pasta), que haga el favor de visionar el siguiente video.

 

Dudo mucho que este tipo de chusma -que van de demócratas pulcros (sin serlo) y es la misma que se da puñetazos en el pecho por los cuarenta años de Franco-, se le caiga la cara de verguenza, por habernos metido de lleno en una DICTADURA TOTALITARIA FEMINAZI como la que actualmente vivimos en España y a cuyo lado lo de Franco pareciera un chiste.
Y sí, Guerra tenía razón, más razón que un santo. Basta la sola palabra, una llamadita de la lagarta de turno a la policía, para que un hombre sea escarnecido, detenido sin pruebas, allanada su vivienda sin orden judicial y llevado al calabozo sine die. Y luego condenado por un Tribunal Inquisitorial feminazi plagado de feministas radicales sedientas de sangre y de engordar las estadísticas, sin pruebas de cargo suficientes (basta la sola ratificación de la denuncia en sede judicial para que el hombre ya deje de ser considerado inocente para ser desde ese momento culpable, invirtiéndose la carga de la prueba y por tanto haciendo añicos el pricipio procesal moderno de la presunción de inocencia que también establece la Constitución Española) y a cumplir penas infinitamente más severas por hechos que de ser cometidos por una mujer sólo equivaldrían a simple multa de 30 euros.
Que lo visione este lince y que deje de tomarnos el pelo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: