La Inquisición ofrecía mas garantías juridicas que los JVM

FACEBOOK CIERRA LA CUENTA DE PIO MOA POR CRITICAR LAS LEYES TOTALITARIAS DE GENERO

In Corrupcion feminazi, Discriminacion sexista, Historia, OTROS, Violencia homosexual lesbo on 5 septiembre, 2016 at 19:50

El historiador denuncia cómo el lobby LGTB le ha acusado de “incitación al odio” por denunciar las imposiciones que quieren hacer a la sociedad y por cuestionar sus postulados ideológicos. Por ello, pide a una movilización contra “los nuevos totalitarios”.

 

<blockquote class=”twitter-tweet” data-lang=”en”><p lang=”es” dir=”ltr”>Pío Moa: “Llevamos 40 años de embrutecimiento por la falsificación de la historia” <a href=”https://t.co/vt1W0g8lWL”>https://t.co/vt1W0g8lWL</a></p>&mdash; Actuall (@actuallcom) <a href=”https://twitter.com/actuallcom/status/752733004028604416″>July 12, 2016</a></blockquote>//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

Pío Moa denuncia que el “totalitario” lobby LGTB ha conseguido que Facebook censure su cuenta


Facebook cierra la cuenta de Pio Moa por criticar las “leyes totalitarias” de genero promovidas por el lobby gay lgtbi

orgullo-catalan-670x375

Pío Moa.- Me conecto a Facebook y me encuentro con que me han eliminado por no“cumplir las normas”.

¿Cuáles son esas “normas”?

Básicamente evitar amenazas o “lenguaje que incite al odio”. En mi caso no había la menor amenaza, de modo que hay que pensar que mis intervenciones incitaban al odio. En un primer momento estos hipócritas señalaron alguna de esas intervenciones, que luego no aparecieron en la notificación.

Eran una serie que según recuerdo, señalaba lo siguiente:

1) Una pareja homosexual no puede tener hijos. Es el “amor estéril” por naturaleza.

2) El primer derecho de un niño es a tener un padre y una madre reales, no la parodia de dos papás o dos mamás.

3) Lo anterior, desde luego, es una constatación de la más elemental realidad, aunque a los homosexualistas, no necesariamente a los homosexuales, les pueda parecer “ofensivo”. Seguía:

4) Por accidente, un niño puede verse privado de padre o de madre, o de ambos, y ser criado por otras parejas normales. Pero en el caso de la homosexualidad no es un accidente, sino un “principio” que pretende equiparar la familia normal a una parodia de ella.

5) El argumento o argucia usado a menudo, de que lo importante es el cariño cae aquí por su peso: el cariño real empieza por reconocer el derecho más básico del niño.

6) Si no se reconoce el derecho más elemental del niño a una figura paterna y materna, el “cariño” se parece al que pueda tenerse a una mascota. La adopción homosexual reduce al niño, efectivamente, a una mascota.

7) Otra argucia homosexualista se refiere a padres que maltratan a los niños. Este es un problema serio, y que va en aumento conforme la familia se degrada sistemáticamente, como hoy ocurre. Pero privar a los niños de la figura paterna y materna es ya un maltrato de principio, por mucho “cariño” que se le eche.

8) El hecho de que en las parejas homosexuales uno de los miembros remede el papel masculino y otro el femenino, no mejora la situación, desde luego.

9) No debe olvidarse, además, que los curas y no curas pederastas son en su mayoría también homosexuales. Hace poco Ramón Pi señalaba cómo en las webs homosexualistas se encuentran a menudo apologías de la pederastia.

Cualquier persona que conserve algo de racionalidad y sentido común encuentra que las afirmaciones anteriores responden a hechos evidente, sin necesidad de mayor explicación.

Pero los homosexualistas –la mayor parte de los cuales no son homosexuales, sino simplemente enemigos de la familia y de la Iglesia-– son muy aficionados a crear embrolladas teorías que, como los comunistas, pretenden “científicas”.

En relación con ello, escribí: “No me opongo a que los homosexualistas expongan sus enrevesadas sandeces. Me opongo absolutamente a que las impongan y a que promuevan leyes totalitarias que les permitan perseguir a quienes discrepamos de ellos”.

Estas opiniones, naturalmente han sacado de quicio a los homosexualistas, que me acusan de “incitación al odio”. Es como si los nazis me acusaran de incitación a odiarles por poner de relieve su racismo. Pero mis opiniones sí han sido respondidas con verdaderas oleadas de insultos, obscenidades y deseos de muerte. Eso sí es incitación al odio, aparte de una expresión de odio enfermizo muy significativa. En Facebook, en twitter, en los medios en general, la calumnia e incitación al odio a la Iglesia, por ejemplo, son constantes, pero por lo visto eso es “normal”.

Esto de “incitación al odio” es la argucia más repugnantemente hipócrita que ha inventado el totalitarismo hasta ahora para silenciar y perseguir a los inconformes. A su lado, las acusaciones de “antisovietismo”, por ejemplo, eran al menos más precisas y permitían saber a qué atenerse. Pero estos miserables pretenden montar una policía de los sentimientos, algo inédito, porque eso del “odio” resulta de lo más etéreo e interpretable, como se ven en la felonía de Facebook contra mí.

Para colmo, los hipócritas de facebook me invitan a que me autocensure: “Puedes –el maleducado tuteo. Creen estar tratando con coleguis– revisar el contenido de la página” para que me autoricen a volver a publicar.

Dicen algunos que las redes sociales son una garantía de libertad. Ya ven con cuánta facilidad pueden convertirse en lo contrario.

Esto no debe consentirse, y hago una llamada a todas las personas que conserven un mínimo sentido de la libertad y la dignidad, a movilizarse contra los nuevos totalitarios que, poco a poco, van imponiendo en la sociedad una tiranía nueva, la más vil que se recuerde.

Facebook cierra la cuenta de Pio Moa por criticar las “leyes totalitarias” promovidas por los homosexualistas

http://www.piomoa.es/?p=4863


 

piomoalibertadexpresion

¿Libertad de expresión? Permítanme que me ría

Recientemente hemos sido testigos de un par de incidentes muy significativos del estado comatoso en que se encuentra la “libertad de expresión” en Europa y del cacao mental que tenemos formado en torno a ella. Por un lado, la muy progresista e ilustrada revista “Charlie Hebdo” ha publicado una serie de viñetas en las que se burlaba de forma inmisericorde de las víctimas del reciente terremoto en Italia. Si no la han visto y su estómago se lo permite, ch-244x300hagan por verla. No piensen que estoy haciendo publicidad del miserable panfleto; es que creo que a veces (no siempre, lamentablemente) la visión directa de la pornografía es la única manera de combatirla eficazmente. Algo verdaderamente asqueroso, que demuestra la mala baba de los que hacen y consumen esa basura. Y como no quiero que este juicio que estoy manifestando sirva de excusa para justificar la barbarie, quiero recordar cómo la inmensa mayoría de europeos dimos el pésame más sincero tras el atentado de enero de 2015 a los responsables de esta publicación. Por muy repugnante que sea su sentido del humor nadie se merece morir acribillado por los fanáticos barbudos que nos han declarado la guerra a todos, a los ateos y a los cristianos. Pero que quede claro que, ni entonces ni ahora declaro que “je suis Charlie”; aunque sea por el hecho de que ellos tampoco dijeron “je suis Hamel” en julio pasado.

Pues bien, a la vista de tan miserables chistes, seguro que muchos bienpensantes de este desorientado continente habrán opinado: “Bueno, seguramente esas viñetas son de mal gusto, pero son los gajes de la libertad. Yo no comparto la opinión de la revista en este caso, pero daría mi vida por el derecho de todos a expresarse en entera libertad”. O algo tan cursi como eso.

Por otro lado, la no menos ilustrada y progresista red social de Facebook ha cerrado la cuenta del periodista e historiador Pío Moa con la excusa de que este promueve el odio. Los mismos adalides de la tolerancia incluso con el veneno más mugriento se erigen ahora en inquisitoriales censores y no se cortan un pelo en pretender taparle la boca a una persona que ya ha sido juzgado sumariamente como un reaccionario peligroso. Porque se trata de eso. Un progresista es una persona lo suficientementesectaria para sostener que la libertad de expresión es solo una consigna que sirve para defender a los suyos, ya que está convencido de que hay determinadas ideas (las “fachas”) que merecen ser reprimidas sin contemplaciones. Se dice de ellas que promueven el odio. Al parecer, cosas como preconizar la lucha de clases o cantar elhimno de Francia no promueven el odio como los hacen mensajes de Moa. Como la “intolerancia” es una palabra que ellos mismos se han encargado de desprestigiar, se han inventado la ridícula perífrasis de “tolerancia cero” para expresar la misma idea. Cuando oigan hablar de “tolerancia cero” sepan que se suele tratar de un progre que ha decidido ser “intolerante” en algún supuesto concreto.
A la vista de las diferentes varas de medir que se aplica en los dos casos -el de Charlie Hebdo y el de Pío Moa- y dando por supuesto que aceptamos el principio de que la “libertad de expresión” debe tener algún límite, uno se pregunta qué disparate habrá dicho Moa para que lo censuren de una manera tan drástica. ¿Habrá llamado al exterminio contra algún grupo social, étnico o religioso? ¿Habrá amenazado con algún mal a quien no comparta sus opiniones? Pues por lo visto se ha metido en un berenjenal, porque ha dicho lo que piensa acerca de la ideología homosexualista, la cual se ha convertido, por si usted no lo sabía, en la nueva “religión oficial” de este país que no permite, no ya ninguna blasfemia, sino la más leve irreverencia. Frases literales de su blog tales como “Una pareja homosexual no puede tener hijos” o “El primer derecho de un niño es a tener un padre y una madre reales, no la parodia de dos papás o dos mamás” se han convertido en escandalosos delitos de opiniónque justificarían, si pudieran, hogueras en nuevos autos de fe. Una nueva “religión oficial” que hace diez años no compartía ni el 1% de la población y que ahora tienen prisa por inculcar en los jóvenes.
Si creen que exagero, recuerden la última Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social aprobada recientemente por la Comunidad de Madrid,en la que se imponen durísimas sanciones para quien se atreva a formular objeciones a la ideología de género. Y lo más triste es que dicha ley ha sido impulsada por el PP, sí el PP de Mariano, ese que tiene la cara dura de presentarse como el último bastión del centro-derecha. Esta sí que es una verdadera ley-mordaza, la que han aprobado todos los grupos con representación en esa cámara.
Lo de Pío Moa es solo el aperitivo de la que se nos viene encima ante la desidia y laapatía de la población española, más preocupada por el “síndrome post-vacacional” que por los desaguisados que la progresía dominante está cometiendo en nuestra sociedad. ¿Libertad de expresión?, permítanme que me carcajee.

http://xyzediciones.com/opinion-destacada/opinion/libertad-expresion-permitanme-me-ria/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: