La Inquisición ofrecía mas garantías juridicas que los JVM

DE CHISTE: “MALTRADORES” EN SILLA DE RUEDAS: NI PARAPLEJICOS NI MINUSVALIDOS SE ESCAPAN DE LAS DENUNCIAS FALSAS

In Casos sangrantes, Corrupcion feminazi, Denuncias falsas, Estadistica (datos estadisticos), Hombres maltratados, Legislacion, MALTRATO, Prevaricacion on 15 septiembre, 2016 at 13:40

Traemos a colación 3 casos paradigmáticos de denuncias de falso maltrato sin necesidad de verificación ni evidencia alguna y fuera de toda duda. Pues bien, tan sólo en uno de ellos, la denuncianta ha sido investigada por denuncia falsa.

2010-07-08_img_2010-07-08_012646_08lo34afot1p

-Un parapléjico tinerfeño con una minusvalía del 90% que no ve por el ojo izquierdo, para el que pidieron prisión y alejamiento de 3 años, acusado por su ex (quien solía meter a un amante en su casa) de  tirarle por los pelos, arrastrarla por la habitación y pegarle en un pecho.

silla_594723958

-Un minusválido sevillano,  con distrofia muscular del 84% y precisado de ir a todas partes con una bombona de oxigeno, acusado de insultar y amenazar con un cuchillo a su pareja, cuando el hombre no podía ni sostener el boligrafo con que firmar su declaracion como imputado.  Su mujer insistió haber sido insultada diciendo que la hija común no era suya, acusación del todo infundada puesto que la niña, de diez años, ha heredado la misma distrofia muscular.

mgr009co001195012Un minusválido gerundés, paralizado y sin habla después de haber sufrido una embolia que le inutilizó el brazo derecho, lo dejó en silla de ruedas y le afectó para toda la vida el habla, acusado de  haber insultado a su mujer diciéndole “inútil, hija de puta”, mientras la cogía fuertemente de los brazos y le propinaba golpes en el cuello y luego la encerraba bajo llave en la azotea de la casa semidesnuda.



tiner1.jpg

Orden de alejamiento contra un parapléjico por malos tratos

 La denunciante no vive en el domicilio que se encuentra adaptado para el presunto maltratador

Juan Francisco Marrero García, en los exteriores del Albergue Municipal donde pasó la noche.

Juan Francisco Marrero García, en los exteriores del Albergue Municipal donde pasó la noche.  manuel lérida

ANTONIO HERRERO La titular del juzgado de Violencia de Género número Uno de la capital tinerfeña dictaba en la tarde de ayer una orden de alejamiento para un hombre parapléjico y en silla de ruedas, tras una denuncia por supuestos malos tratos de quien había sido su pareja durante veinte años, que no habita en la vivienda propiedad del varón sita en Añaza y que está adaptada para su minusvalía, que le sobrevino hace siete años tras sufrir un accidente laboral cuando trabajaba en la casa BMW, según pudo saber la opinión de tenerife. Por si fuera poco, la mujer solicitó a la juez que también dictase una orden de alejamiento de su hijo de 17 años, que corroboró el testimonio de su progenitor y que tuvo que pasar la noche en casa de su abuela que tiene 85 años.

Los hechos tuvieron lugar a mediodía de ayer, cuando el hombre, identificado como Juan Francisco M.G., nacido en 1954, en El Escobonal, en Güímar se presentó en su domicilio y su compañera no le permitió el acceso.

“Mi compañera Mercedes Hernández Díaz no le permitió a mi hijo que me abriese la puerta, por lo que tuve que llamar al 1-1-2 que envió a la Policía Local que se presentó en mi domicilio, pero a pesar de llamar insistentemente a la puerta nadie les abrió. Ellos me dijeron que lo sentían y que no podían hacer nada. Entonces llamé a mi otro hijo, Eduardo que se encontraba en Los Cristianos y me dijo: ´No te preocupes papá que ya voy para allá que yo tengo llave y te abro”, según relató Juan Francisco, que tuvo que pasar la noche en el Albergue Municipal,
Marrero García logró finalmente acceder al domicilio y su compañera ya no estaba dentro. Sin embargo, cuando ésta llegó acompañada de su pareja le espetó: ´Tú que haces aquí, esta es mi casa”. En ese instante se produjo una discusión en la que Mercedes Hernández acusó a su compañero de tirarle por los pelos, arrastrarla por la habitación y pegarle en un pecho. Sin embargo, las manifestaciones tanto de Eduardo, el hijo de Juan Francisco como la suya propia difieren bastante de la de la víctima.

Juan Francisco reconoció que sólo le agarró de una de sus manos para que no le pegase a su hijo Eduardo. Su madre argumentó ante la juez para ordenar la orden de alejamiento de su hijo que éste había amenzado en cuanto cumpliese la mayoría de edad con matar a su hermano.
La opinión de tenerife pudo hablar en la tarde de ayer con Ana Cristina Galván, letrada de Juan Francisco que mostró su malestar e indignación con la medida cautelar tomada con la juez.

“Cuando pedí a su señoría que buscase una solución para este hombre que tiene su vivienda adaptada me dijo que no era su problema. De igual manera me trataron en el juzgado de guardia donde esperé una hora para que luego la titular del mismo me dijese que ellos no iban a hacer nada”. Su cliente tuvo que permanecer a la intemperie varias horas hasta que se decidió a llamar a la Policía Local que, tras arduas gestiones, consiguió que Protección Civil trasladase a este hombre hasta el Albergue Municipal donde iba a pasar la noche, gracias a los esfuerzos de los Servicios Sociales del Ayuntamiento capitalino.

La abogada de Juan Francisco también relató a este diario que: “en el lugar se personó también la hermana de la denunciante y su marido quienes se mostraron en todo momento dispuestos a ayudar a su cuñado, ya que reconocieron que debido a su estado es incapaz de levantar la mano a nadie”.

Al parecer, esta denuncia tiene que ver con que Mercedes Hernández, que tiene un compañero sentimental desde hace tres años y que habitaba eventualmente en la vivienda que compartía con Juan Francisco desea quedarse con ella.

Cuarenta días en coma

Juan Francisco Marrero sufrió una caída en su puesto de trabajo hace siete años y permaneció 40 días en coma. Cuando se recuperó fue trasladado a una clínica de Fremap en el municipio madrileño de Las Rozas, donde estuvo otros trece meses. Como secuelas le han quedado una dependencia permanente de la silla de ruedas y la pérdida de la visión de un ojo. Posteriormente, estuvo otro año en la clínica Vintersol de Los Cristianos y su domicilio sito en Añaza que pagó con la venta de un solar en Los Alisios, ha sido adaptado para una persona que no puede valerse por sí mismo.

http://www.laopinion.es/sucesos/2010/07/07/orden-alejamiento-paraplejico-malos-tratos/293634.html


La juez fija con urgencia la vista por los malos tratos

 La compañera de este hombre parapléjico pidió también una orden de alejamiento para su hijo de 17 años
denuncia-por-violencia-de-gc3a9nero-a-su-marido-paraplc3a9jico-para-sacc3a1rselo-de-encima-300x207
ANTONIO HERRERO A las 10:00 horas de la mañana de hoy está previsto que se celebre en el juzgado de Violencia de Género número Uno de la capital tinerfeña, la vista acerca de la denuncia interpuesta por una mujer contra el que había sido su compañero sentimental durante veinte años y que se encuentra en silla de ruedas tras sufrir un accidente laboral hace siete.

La mujer, Mercedes Hernández Díaz acusa a Juan Francisco Marrero de haberle tirado de los pelos, propinarle un manotazo en el pecho y arrastrarla por la habitación. Estos extremos fueron desmentidos por el hijo de la pareja de 17 años, Eduardo, que contó que su padre sólo agarró por la mano a su progenitora cuando esta intentó pegarle por recriminarle que ella no podía echar de casa a su padre, puesto que esa era su vivienda.

El caso que ha causado gran malestar por la desacertada medida cautelar dictada por la titular del juzgado, que ni tan siquiera accedió a salir de su despacho para comprobar si era posible que un parapléjico con el 90% de su cuerpo con parálisis y que no ve por el ojo izquierdo, pudiera ser el autor de los presuntos malos tratos de los que se le acusa.

La abogada de Juan Francisco se mostró satisfecha por la rapidez del juzgado en citar para hoy a las partes implicadas, dada la imposibilidad de que su cliente pueda permanecer en el Albergue, dado que por sus minusvalía requiere un sitio adaptado, como es el caso de su domicilio en el barrio de Añaza, donde él mismo costeó las obras de remodelación para que quedase adaptado a sus necesidades. Las críticas de la letrada se dirigen también hacia la fiscal que en todo momento se opuso a que este hombre fue ingresado en un centro habilitado para personas con minusvalías.

Juan Francisco Marrero tuvo que pasar la noche del martes en el Albergue Municipal, donde su hijo sobre el que también dictó la juez una orden de alejamiento de su domicilio, tuvo que acudir a llevarle los medicamentos así como la cena.

El menor tuvo que pasar la noche en casa de su abuela, de 85 años y que vive en un quinto piso en la capital tinerfeña.

http://www.laopinion.es/sucesos/2010/07/09/juez-fija-urgencia-vista-malos-tratos/293802.html

 


tiner2

Denuncia por “violencia de género” a su marido parapléjico para sacárselo de encima


tiner3.jpg

http://www.taringa.net/comunidades/masculinismo/9656887/Denuncia-a-su-marido-paraplejico-para-sacarselo-de-encima.html


 

malt_sevilla

Reclama el alejamiento de su pareja, minusválido en un 84%

La juez lo deniega al no ver «riesgo de que pueda causarle daño».

EL 28 ABR 2010 / 18:59 H.

La juez de Violencia de Género de Sevilla denegó ayer la orden de alejamiento pedida para un hombre que sufre una distrofia muscular del 84%, está confinado en una silla de ruedas y fue denunciado por su compañera por amenazarla con un cuchillo. Fuentes de su defensa informaron ayer a Efe de que el acusado R.R.L., de 51 años, fue detenido el pasado martes y conducido ante la juez de Violencia de Género 3 de Sevilla, tras haber sido denunciado por su compañera de amenazarla con un cuchillo en su domicilio de Sevilla.

R.R.L. quedó en libertad, sin medidas de alejamiento pero imputado de un presunto delito de violencia en el ámbito familiar, por el que previsiblemente será enjuiciado en un juzgado penal y podría enfrentarse a una condena de varios años de cárcel.
La juez emitió ayer un auto en el que rechaza las medidas de alejamiento pedidas por la denunciante, al no observar “indicios de riesgo objetivo de que pueda causarle un daño”, según informaron a Efe las mencionadas fuentes judiciales.

El hombre sufre una distrofia muscular que la causa una minusvalía en el 84% de su cuerpo, por lo que debe utilizar una silla de ruedas y precisa oxígeno para respirar.
En su declaración ante la juez, el hombre reconoció haber mantenido una discusión pero negó las amenazas con el cuchillo y haber insultado a su compañera diciendo que la hija común no era suya, acusación infundada puesto que la niña, de diez años, ha heredado la misma distrofia muscular, según afirmó.

El acusado explicó que necesita a su compañera para las actividades básicas de la vida y atribuyó la discusión a discrepancias sobre la paga de dependencia que percibe.
La defensa se opuso a las medidas de alejamiento a la vista del deterioro físico del acusado, que no fue capaz de sujetar entre sus dedos el bolígrafo con el que firmó su declaración, según aseguró a Efe.

El abogado de la mujer solicitó también medidas civiles para la futura separación de la pareja, han explicado las citadas fuentes.

Según la memoria de la Fiscalía de Violencia contra la Mujer sobre el ejercicio 2009, las mujeres víctimas de malos tratos cada vez solicitan más órdenes de protección para evitar nuevas agresiones de sus parejas. En sólo un año, el número de solicitudes casi se ha duplicado, y en la misma medida han aumentado las aprobadas por los juzgados de Violencia.

Durante 2009, los jueces dictaron un 40% más de este tipo de medidas cautelares, que suponen que la Policía vigile a las mujeres que hayan sido víctimas de algún tipo de agresión.

El año pasado, 2.031 víctimas reclamaron a los jueces una orden de protección, frente a las 1.064 que se pidieron en 2008 y a las 538 que se solicitaron en 2007. Esto supone un incremento anual de casi el 50%.


girondes1

La juez absuelve a un vecino de Camprodón minusválido denunciado por malos tratos y abre diligencias contra la ex mujer por falso testimonio y denuncia falsa

La fiscal cree que es un caso “flagrante” de “prostitución” de la justicia

  • Conrado Guasch Gargallo acompañado de su abogado, Jordi Colomer, y un familiar Foto: Ó. PINILLA.

Los juzgados de Girona resolvieron ayer un caso de manual de cómo la justicia acaba siendo justa sin ningún matiz ni discusión.Los protagonistas fueron Conrado Guasch Gargallo y su ex mujer, María Carmen Ángel López, que lo había denunciado por un delito de violencia de género. Según el escrito de acusación de la fiscal, Sandra María Fagil Fraga, los hechos tuvieron lugar el 11 de julio de 2010, cuando el acusado era el domicilio de la pareja, en el municipio de Camprodon. Alrededor de las seis y media de la mañana el hombre habría insultado la mujer diciéndole “inútil, hija de puta”, mientras la cogía fuertemente de los brazos y le propinaba golpes en el cuello. Pero la mujer fue más allá ayer durante el juicio, y declaró que esa noche el hombre la dejó encerrada fuera en la terraza en ropa interior y bloqueó todas las puertas con llave y la del balcón con una silla para que la mujer no volviera a entrar.Según la denunciante, todo comenzó cuando el hombre le pegó y la insultó porque él le pidió hacer el amor pero ella se negó. Para este caso, la fiscal solicitaba una pena de 10 meses de prisión y una orden de alejamiento de 300 metros durante 2 años.

Paralizado y sin habla

Toda esta historia no sale de la normalidad, y hasta podríamos decir que es un caso típico de maltrato en el ámbito familiar, si no fuera que el acusado, Conrado Guasch, tiene un problema severo de discapacidad. En 1993 el hombre tuvo una embolia que le paralizó parte del brazo derecho, lo dejó en silla de ruedas y le afectó para toda la vida habla. Esta última secuela hizo que ayer durante el juicio no pudiera pronunciar una sola palabra, y si lo hacía, no se le entendía absolutamente nada. Es por ello que el tribunal optó por hacerle preguntas a las que podía contestar con gestos afirmativos o negativos con la cabeza, y afirmando rotundamente con gestos que era inocente de los cargos que se le imputaban. En vista de esta circunstancia, la fiscal comenzó a interrogar a la mujer y escuchó el sorprendente relato. Por un lado, el tribunal le costó entender cómo, paralizado como está el hombre y postrado en la cama como estaba aquella noche, fuera capaz de levantarse solo, subir a la silla de ruedas, arrastrar una silla para bloquear el balcón, cerrar con llave la puerta principal y dejar así cerrada la mujer con sujetadores y bragas fuera en la terraza. La mujer, durante el juicio, reconoció aquel milagro, ya que aseguró que en los 11 años que él ha sido discapacidad no se había movido con tanta agilidad como lo había hecho aquella noche. Pero el puñado de “mentiras”, como dijo la fiscal, no terminó ahí, ya que la mujer, durante la sesión de juicio, entró en un montón de contradicciones. Llamó a los Mossos desde su teléfono móvil que llevaba cuando estaba casi desnuda en el balcón, o quien llamó a los Mossos fue un vecino, que a la vez le dio una bata para que se tapara las vergüenzas? El hombre la agredió esa noche por todo el cuerpo o días antes? O es que él necesita agarrarse a los brazos de la mujer para hacer fuerza para levantarse de la cama o asegure en la silla? Y así una contradicción tras otra.

Casi al final de la sesión, el abogado de la defensa, Jordi Colomer, aportó un dato revelador: la ex mujer intentó que los médicos del Instituto Guttmann, donde él estaba ingresado, no le dieran el alta.Tras esta pregunta, la mujer se quitó la máscara y con toda naturalidad aceptó que había denunciado al hombre que el quería hacer fuera de casa porque no quería cuidar más. En vista de esta afirmación y las “mentiras” de la mujer, la fiscal retiró la acusación contra Conrado Guasch y cargó duramente contra María Carmen Ángel López. Para la fiscal, la denunciante “utilizado” la justicia con la única intención de conseguir agilizar la separación y dejar así de ocuparse del hombre. Y como “la justicia no está prevista para prostituirse como ha hecho la denunciante”, dijo la fiscal, solicitó a la juez que abra diligencias contra la mujer por un delito de falso testimonio y de denuncia falsa. Una petición que la juez aceptó, y el caso ya está en manos del juzgado de instrucción, que podría imponer una pena de prisión. En cuanto al denunciado, la juez absolvió in voce (de viva voz) el hombre, que se fue emocionado de los juzgados. Así pues, aquellos que no creen en la justicia porque dicen que no es justa, ayer, quizás, sí lo fue.



girondes2
Juzgan a una mujer por acusar falsamente de maltrato a su marido minusválido

Él está postrado en una silla de ruedas a causa de una embolia y su ex mujer montó la farsa para no cuidarlo

“¿Lo denunció porque no le quería ver nunca más ? ” , Le preguntó el día del juicio . “Sí “, respondió ella .De esta manera María Carmen Ángel López admitía la farsa que había organizado denunciando falsamente a su marido para deshacerse de el y no tener que preocuparse nunca más después de que éste hubiera sufrido una embolia cerebral que lo dejó postrado en una silla de ruedas desde la que sólo podía comunicarse a través de gestos y escritura básica.

La mujer -ahora ya ex- le llevó a juicio acusándolo de maltrato físico y psicológico pero la vista oral fue tan denigrante e indecente que allí mismo la fiscal retiró la acusación y la magistrada dictó “in voce ” una sentencia absolutoria pidiendo abrir diligencias contra María Carmen Ángel López por un delito de denúnica falsa y falso testimonio .

Su intervención como testigo durante la vista celebrada el 24 de febrero del 2012 en el Juzgado Penal número 2 de Girona fue denigrante . La fiscal Sandra María Fagil vio claro que la mujer había utilizado la administración de Justicia de forma indecente para conseguir un fin completamente espurio . Y la apretó . Tanto que le arrancó la confesión de la invención . La mujer no tenía otra salida , nada cuadraba con lo que había denunciado y la fiscal tenía claro que ” la ley contra el maltrato no está hecha para ser prostituida ” .

En el juicio contra María Carmen Ángel López del abogado Jordi Colomer Costansa , que actuó como defensa en el caso de los falsos malos tratos , se ha personado como acusación particular y pide un año de prisión para el ex mujer , la abono de dos multas que suman 6.600 euros ( una por la denuncia falsa y la otra por el falso testimonio ) y el pago de una indemnización de 30.000 euros para el hombre que se vio acusado injustamente de un delito de maltrato .

El origen de los hechos se remonta al 11 de julio de 2010, cuando María Carmen Ángel López presentó una falsa denuncia contra su marido para agilizar el divorcio y deshacerse de él . Llegó a asegurar a los Mossos que era víctima de malos tratos psicológicos y físicos y que había sido expulsada de casa . No ahorró en añadir detalles como que los insultos habían sido frecuentes e incluso que el hombre , postrado en una silla de ruedas y con escasa movilidad , la cogió del brazo cuando se negó a mantener relaciones sexuales con él y encerró en una terraza. El hombre se enfrentaba a una pena de 10 meses de prisión .

El supuesto agresor sufrió una embolia en 1993 que le paralizó la parte derecha del cuerpo y lo dejó en silla de ruedas y le ha afectado el habla por vida . Aspectos que saltan a la vista y durante la celebración del juicio del año pasado obligó a las partes a realizar preguntas que pudiera responder a través de gestos , por las dificultades que presentaba para comunicarse con normalidad .

Fue en este mismo acto de juicio que la ahora encausada tuvo que admitir como había probado de conseguir que los médicos del Instituto Guttmann no dieran el alta a su marido y reconoció que le había denunciado para echarlo de casa porque no quería cuidar más ya que necesitaba y sigue necesitando atención constante.

Incluso los Mossos que declararon como testigos habían referenciado que al ver el hombre abriéndoles la puerta , aseguraron no entender cómo la mujer había ido a casa la vecina a refugiarse por unos supuestos malos tratos.

Los informes finales de la vista fueron demoledores . La fiscal relataba como “las ideaciones de la mujer ponen en evidencia que la única motivación fue conseguir el divorcio para dejar de cuidarlo” y solicitó que se iniciara un procedimiento por acusación y denuncia falsa .
La defensa , que ahora ejerce como acusación particular , se adhirió recordando que cuando su cliente recibía el alta a su mujer manifestó que no quería cuidar. La juez fue impecable , lo dejó en libertad allí mismo . No le hizo falta ni escribir la sentencia. Había sido flagrante .

La petición de la acusación
La acusación particular pide que condenen María Carmen Ángel López a pagar una multa de 5.400 euros por el delito de denuncia falsa y que le impongan una pena de un año de prisión y que pague una multa de 1.200 euros por el delito de falso testimonio . Además , también pide que asuma los gastos procesales , incluidas las de la acusación . En materia de responsabilidad civil , solicita que indemnice a la víctima con 30.000 euros por el perjuicio causado

24.09.2013 Jutgen una dona per acusar falsament de maltractament el seu marit minusvàlid – Diari de Girona .


girondes3
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: